Mundo

El mediador de la EAC afirma que decenas de grupos armados están dispuestos a "deponer las armas" en RDC

Kagame acusa a su homólogo congoleño de azuzar la crisis para intentar aplazar las elecciones de 2023

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El expresidente keniano Uhuru Kenyatta, quien ejerce labores de mediación ante el conflicto en el este de República Democrática del Congo (RDC), ha afirmado que decenas de grupos armados que operan en esta zona están dispuestos a "deponer las armas" si se logra un acuerdo para una paz "duradera".

Kenyatta ha afirmado en el marco del diálogo intercongoleño mediado por la Comunidad Africana Oriental (EAC) que ha pedido a los participantes que "abran su corazón y expliquen cómo ven el problema". "Han confirmado que están dispuestos a deponer las armas", ha desvelado.

"También me han dicho por qué tomaron las armas y que desean una paz duradera para deponerlas. Me alegra que ningún grupo armado rechace deponer las armas, todos lo aceptan", ha afirmado, tal y como ha recogido la emisora congoleña Radio Okapi.

Así, ha subrayado que "hay cosas que ver y analizar para que todos depongan las armas y se llegue a la paz duradera que todos buscan", en el marco de un proceso que cuenta con cerca de 350 participantes, entre ellos 50 que representan a grupos armados que combaten en el este de RDC.

Kenyatta ha hecho además un llamamiento al perdón ante "el dolor por las atrocidades cometidsa" durante los últimos 20 años. "Se han perdido vidas, se han robado animales y minerales por parte de naciones extranjeras que fomentan el conflicto mientras roban minerales, dejando a vuestros hijos fuera de la escuela y a vuestras madres incapaces de dar a luz en el hospital", ha denunciado.

"RDC pertenece a los congoleños y no estamos aquí para discutir cómo debe cortarse un centímetro de territorio. El nuestro es un proceso para encontrar vías para coexistir y resolver conflictos que surgen entre vosotros sin tener que tomar las armas", ha manifestado el mediador de la EAC, según ha recogido el diario keniano 'The East African'.

En este sentido, ha abogado además por resolver las tensiones entre RDC y Ruanda en torno al Movimiento 23 de Marzo (M23), entre las acusaciones de Kinshasa contra Kigali por su presunto apoyo al grupo rebelde, antes de reiterar que para ello "todas las armas en manos de grupos armados deben ser silenciadas y entregadas al Gobierno".

Kenyatta ha incidido además en que el M23 "no puede ser parte" de este proceso de conversaciones hasta que se retire de las localidades que ocupa en el este de RDC. "El proceso en marcha implica únicamente a grupos armados dispuestos a entregar las armas y poner fin a las hostilidades", ha zanjado.

CRÍTICAS DE KAGAME

Por su parte, el presidente ruandés, Paul Kagame, ha recalcado que Kigali está a favor de lograr la paz en el este de RDC y ha argumentado que "este problema se solucionaría fácilmente si no hubiera un país que se dirige a celebrar elecciones el año que viene y no estuviera intentando crear una emergencia para que sean aplazadas".

Así, ha acusado a su homólogo congoleño, Félix Tshisekedi, está azuzando el conflicto y ha reiterado que Ruanda "no va a participar en escaramuzas que pueden evitarse ni se va a atrincherar en la integridad territorial de otros". "Pedimos también que esto sea así en nuestro caso", ha dicho.

Kagame ha pedido por ello esfuerzos colectivos para solucionar la amenaza de seguridad que supone el grupo armado Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) --integradas por extremistas hutu, algunos responsables del genocidio de Ruanda-- y ha rechazado que se acuse del problema únicamente a Ruanda.

"Es desafortunado que se haya convertido en algo conveniente que todos los problemas recaigan sobre los hombros de Ruanda. Siempre somos los culpables", ha lamentado, tal y como ha recogido el diario ruandés 'The New Times'.

"Comparando Ruanda y RDC, hay mucho más que nuestro vecino puede ofrecer, así que esta gente tiene que tener cuidado al abordar los problemas congoleños e incluso alivian los problemas culpando a Ruanda", ha manifestado, antes de reiterar que Kigali no respalda al M23.

Así, el presidente ruandés ha reseñado que "el M23 no es problema de Ruanda". "En un determinado momento permitimos que se quedan en nuestros campamentos como parte de un proceso para resolver el problema, a petición de RDC", ha explicado, en referencia al acuerdo de paz firmado entre Kinshasa y el grupo rebelde en 2014.

"Estoy empezando a creer algo en lo que nunca creí. Ha pasado tanto tiempo que no puedo evitarlo. Alguien, en algún lugar, desea que este problema exista para siempre porque hay muchas cosas en juego", ha advertido, antes de criticar la "narrativa desde 1994" sobre que "responsables y víctimas (del genocidio) son lo mismo".

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos