Mundo

Órganos humanos cultivados en laboratorios marcarán el futuro de la medicina

Los denominados “organoides” son una realidad cada vez más cercana

BIRMINGHAM, REINO UNIDO - 14 DE JUNIO: Cirujanos del Hospital Queen Elizabeth de Birmingham realizan una operación el 14 de junio de 2006, Birmingham, Inglaterra. Altos directivos del NHS han declarado que la organización debe ser más abierta en el futuro. (Foto de Christopher Furlong/Getty Images)

Un antes y un después en la atención médica está a la vuelta de la esquina. Recientemente se realizó, por primera vez en la historia, una transfusión de glóbulos rojos cultivados en laboratorio, técnica que, de desarrollarse, podría ser una solución viable a la donación de sangre.

Las células sanguíneas fabricadas se cultivaron a partir de células madre de donantes. Si este ensayo clínico, denominado RESTORE, demuestra su seguridad y eficacia, las células sanguíneas fabricadas podrían revolucionar con el tiempo los tratamientos para personas con trastornos sanguíneos como la anemia falciforme y los tipos de sangre poco comunes, ya que puede ser difícil encontrar suficiente sangre donada compatible para algunas personas con estos trastornos.

El ensayo RESTORE es una iniciativa de investigación conjunta de NHS Blood and Transplant (NHSBT) y la Universidad de Bristol, en colaboración con la Universidad de Cambridge, Guy’s and St Thomas’ NHS Foundation Trust, National Institute for Health and Care Research (NIHR) Cambridge Clinical Research Facility, y Cambridge University Hospitals NHS Foundation Trust”, explica en un comunicado el Servicio Nacional de Salud británico (NHS).

Aunque es la primera vez que se cultiva sangre en un laboratorio, no se trata de la primera innovación de este tipo”, explica Adam Taylor, catedrático y director del Centro de Aprendizaje de Anatomía Clínica de la Universidad de Lancaster, Lancashire, Inglaterra.

Los científicos llevan años utilizando modelos de laboratorio para investigar desde el funcionamiento de órganos y tejidos hasta la comprensión de procesos patológicos y el ensayo de nuevos tratamientos”, añadió el especialista.

En este sentido, los avances que han existido recientemente se han denominado “organoides”, que cada vez son más comunes en las investigaciones.

Los organoides se asemejan mucho a la estructura y función de los órganos humanos de tamaño natural. Esto permite a los investigadores estudiar cómo muchas enfermedades o virus diferentes pueden afectar a la salud humana. También permiten comprender mejor las células madre (a partir de las cuales crecen), que pueden convertirse en casi cualquier célula del cuerpo”, añade Taylor.

Los cerebros organoides han ayudado a los científicos a comprender el efecto devastador del virus del Zika en el desarrollo del cerebro. También, están desempeñando un papel clave más amplio en la comprensión de diferentes afecciones neurológicas, como la esclerosis lateral amiotrófica.

Una de las principales ventajas es que permiten a los investigadores observar, en tiempo real, cualquier cambio que se produzca en el cerebro a medida que sucede, algo que no es posible con los humanos.

También se han cultivado con éxito corazones organoides en el laboratorio. Tras una semana de desarrollo, son funcionalmente equivalentes al corazón de un embrión de 25 días, capaz de latir entre 60 y 100 veces por minuto. Los últimos avances también han permitido cultivar células cardiacas a partir de células madre, lo que allana el camino para poder cultivar órganos cardiacos más grandes y eficaces”, comenta Taylor.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos