Mundo

Asiáticos en EEUU viven triunfo de Yeoh y Quan en los Oscar

LOS ANGELES (AP) — Edward Dion Fariñas ve los Premios de la Academia todos los años, pero el filipino-estadounidense no esperaba tener una reacción tan visceral cuando escuchó el anuncio de los premios de Ke Huy Quan y Michelle Yeoh.

“Me salió un chillido que no esperaba”, dijo Fariñas, quien vio la gala el domingo desde su casa en Austin, Texas, acompañado de repostería con la temática de “Everything Everywhere All at Once” (“Todo en todas partes al mismo tiempo”) de una panadería local propiedad de asiáticos estadounidenses.

“Me sorprendió lo mucho que me involucré. Ni siquiera se trata de la actuación. Realmente nos permite sentir que podemos lograr cosas que normalmente no están en nuestro alcance”, dijo.

La victoria de Quan como mejor actor de reparto, y su historia de regreso tras ser un astro infantil del cine de la década de 1980, junto con el triunfo histórico de Yeoh como la primera mujer asiática en conquistar el Oscar a mejor actriz, hizo que los espectadores de ascendencia asiática derramaran lágrimas de felicidad y sonrieran. Los coprotagonistas de “Everything Everywhere All at Once” elevan el número total de asiáticos que han ganado premios Oscar de actuación a sólo seis en los 95 años de historia de los premios.

Para muchos asiático-estadounidenses, los siete premios Oscar del filme, incluido el de mejor película, se sienten como un momento decisivo en el que Hollywood está dejando de verlos de forma estereotipada. Representa una oportunidad para el optimismo después de tres años de intolerancia contra los asiáticos provocada por la pandemia.

El filme es escrito y dirigido por Daniel Kwan y Daniel Scheinert (conocidos como The Daniels), quienes ganaron los Oscar a mejor dirección y mejor guion original, se centra en Evelyn Wang (Yeoh), la dueña de una lavandería que se prepara para una auditoría fiscal. Al mismo tiempo, tiene que lidiar con un esposo infeliz (Quan), un padre crítico (James Hong) y una hija abiertamente lesbiana (Stephanie Hsu).

Cuando Yeoh dijo, al recibir Oscar, que el premio era para niños que se parecían a ella, el mensaje llegó “directo al corazón”, dijo Jasmine Cho, quien es estadounidense de origen coreano.

“Ahora estoy mirando cómo seré cuando tenga unos 60 años”, dijo la mujer de 39 años. “Quiero ser como Michelle. Ella es mi modelo a seguir para siempre como una mujer ruda”.

Cho, de Pittsburgh, es conocida por sus retratos en galletas de asiático-estadounidenses y asiáticos, conocidos y desconocidos, y ha llamado la atención de las redes sociales por sus homenajes a Yeoh y Quan. Ella espera darles galletas algún día porque se ha sentido muy inspirada por sus actuaciones y cómo se han comportado.

“Siento que ya han hecho historia por completo al ser la película más premiada y todos los demás premios que han estado recibiendo”, dijo Cho.

Yer Vang, un estadounidense de la etnia asiática hmong que vive en Minneapolis, se conmovió hasta las lágrimas con los discursos de agradecimiento de Quan y Yeoh. Ella recuerda haber salido del cine deseando que ocurriera algo así. Verlo suceder fue “fenomenal”.

Los comentarios de Quan, acerca de llegar a Estados Unidos como refugiado vietnamita y vivir en un campo de refugiados, resonaron particularmente porque eso es lo que vivieron sus padres.

“Es una locura porque ... esa es la historia de mi madre”, dijo Vang.

Todos los premios Oscar de la película (también ganó el premio a la mejor actriz de reparto para Jamie Lee Curtis y edición) significan mucho para los asiático-estadounidenses, dijo. “Le dice a la comunidad que hemos hecho suficiente... y merecemos ser celebrados, ya sea en los escenarios más altos o simplemente en casa”.

Norman Chen, director general de The Asian American Foundation, gritó y levantó el puño por cada Oscar que obtuvo la película. Entre las iniciativas de la fundación hay programas de becas con el Instituto Sundance. Chen dijo que el impacto de estos premios es masivo.

“Va a elevar la narrativa ... para crear más futuros actores, directores, guionistas”, dijo el ejecutivo de ascendencia asiática.

“El reconocimiento finalmente está ahí. En toda la sociedad, las personas apreciarán más, incluso en la educación, con más interés en la historia asiática y asiático-estadounidense. Cambiará la mentalidad de que los estadounidenses de origen asiático son extranjeros”.

El logro de Yeoh fue particularmente conmovedor dada la historia de discriminación contra los asiáticos en Hollywood. Merle Oberon, nominada a mejor actriz en 1935 por “The Dark Angel” (“El ángel de las tinieblas”), ocultó su ascendencia del sur de Asia y se hizo pasar por blanca, según los registros de nacimiento descubiertos después de su muerte. En 1937, la actriz chino-estadounidense Anna May Wong sufrió la mayor decepción de su vida cuando fue rechazada para interpretar el papel principal de una agricultora china en “The Good Earth” (“La buena tierra”). Luise Rainer, quien era blanca, fue elegida en su lugar y ganó el Oscar a la mejor actriz.

Los ganadores asiáticos del Oscar anteriores han sido la actriz japonesa Miyoshi Umeki por “Sayonara”, el actor británico de ascendencia india Ben Kingsley por “Ghandi”, el actor camboyano Haing S. Ngor por “The Killing Fields” (“Los gritos del silencio”) y la actriz sudcoreana Yuh-Jung Youn por “Parasite” (“Parásitos”). Sólo Kingsley ganó por un papel principal.

“Everything Everywhere All at Once” podría enviar el mensaje de que aquellos días de percibir a los asiáticos como “mansos, no fuertes, seguidores, no líderes” se han quedado atrás, dijo Chen.

“Esto cambia totalmente esa forma de pensar de la comunidad, incluso para nuestras familias. Te puedo apostar que muchas familias asiático-estadounidenses apoyarán más si sus hijos quieren ser actores o directores”, dijo Chen. “Es emocionante ser visto y ser apreciado por quienes somos y dónde estamos”.

___

Terry Tang es parte del equipo de raza y etnicidad de The Associated Press. Está en Twitter como https://twitter.com/ttangAP

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos