Mundo

Ciencia.-Buscar rastros de vida no terrestre en polvo espacial

Un profesor de Astronomía de la Universidad de Tokio propone identificar y estudiar granos de polvo espacial expulsados de otros mundos en busca de signos de vida alienígena.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Después de colisiones enormes, como los impactos de asteroides, una cierta cantidad de material de un mundo impactado puede ser expulsado al espacio. Este material puede viajar grandes distancias y por períodos de tiempo extremadamente largos.

En teoría, este material podría contener signos directos o indirectos de vida del mundo anfitrión, como fósiles de microorganismos. Y este material podría ser detectable por humanos en un futuro cercano, o incluso ahora, afirma Tomonori Totani en un estudio publicado en arXiv.

"Propongo que estudiemos los granos bien conservados expulsados de otros mundos en busca de posibles signos de vida", dijo Totani en un comunicado. "La búsqueda de vida fuera de nuestro sistema solar generalmente significa una búsqueda de signos de comunicación, lo que indicaría vida inteligente pero excluye cualquier vida pretecnológica. O la búsqueda es por firmas atmosféricas que puedan insinuar vida, pero sin una confirmación directa siempre podría haber una explicación que no requiera vida. Sin embargo, si hay signos de vida en los granos de polvo, no solo podríamos estar seguros, sino que también podríamos descubrirlo pronto".

La idea básica es que los grandes impactos de asteroides pueden expulsar material terrestre al espacio. Existe la posibilidad de que microorganismos recientemente fallecidos o incluso fosilizados puedan estar contenidos en algún material rocoso en este material eyectado.

Este material variará mucho en tamaño, con piezas de diferentes tamaños que se comportarán de manera diferente una vez en el espacio. Algunas piezas más grandes pueden volver a caer o entrar en órbitas permanentes alrededor de un planeta o estrella local. Y algunas piezas mucho más pequeñas pueden ser demasiado pequeñas para contener signos verificables de vida. Pero los granos en la región de 1 micrómetro (una milésima de milímetro) no solo podrían albergar un espécimen de un organismo unicelular, sino que también podrían escapar por completo de su sistema solar anfitrión y, en las circunstancias adecuadas, tal vez incluso aventurarse al nuestro.

CIEN MIL GRANOS DE ESTE TIPO LLEGAN A LA TIERRA CADA AÑO

"Mi artículo explora esta idea utilizando los datos disponibles sobre los diferentes aspectos de este escenario", dijo Totani. "Las distancias y los tiempos involucrados pueden ser enormes, y ambos reducen la posibilidad de que cualquier eyección que contenga signos de vida de otro mundo pueda llegar a nosotros. Agregue a eso la cantidad de fenómenos en el espacio que pueden destruir objetos pequeños debido al calor o la radiación, y las posibilidades son aún más bajas. A pesar de eso, calculo que alrededor de 100.000 granos de este tipo podrían aterrizar en la Tierra cada año. Dado que hay muchas incógnitas involucradas, esta estimación podría ser demasiado alta o demasiado baja, pero ya existen los medios para explorarla, por lo que parece una búsqueda que vale la pena".

Es posible que ya haya tales granos en la Tierra, y en cantidades abundantes, conservados en lugares como el hielo antártico o bajo el lecho marino. El polvo espacial en estos lugares podría recuperarse con relativa facilidad, pero distinguir el material extrasolar del material que se origina en nuestro propio sistema solar sigue siendo un asunto complejo. Sin embargo, si la búsqueda se extiende al propio espacio, ya existen misiones que capturan polvo en el vacío utilizando materiales ultraligeros llamados aerogeles.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos