Mundo

Ciencia.-El primer terremoto de Turquía pudo dar el empujón final al segundo

El primero de los dos poderosos terremotos que sacudieron Turquía y Siria el pasado 6 de febrero pudo dar el 'empujón final' para el segundo, convirtiendo este evento en un doblete de terremotos.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Con solo nueve horas de diferenecia y una magnitud similar estos tienen centroides más cercanos que su tamaño de ruptura y ocurren dentro de un marco de tiempo que es más corto que el tiempo de recurrencia inferido del movimiento de la placa, explicó en un comunicado el investigador de ETH Zurich Luca Dal Zilio, coautor de un comentario sobre estos recientes sismos en Communications Earth & Environment.

El segundo terremoto en este caso no fue una réplica típica, ya que fue casi tan fuerte como el primero y ocurrió en una falla cercana diferente. De acuerdo con la Ley de Bath, la réplica más grande suele ser alrededor de 1,2 magnitudes más pequeña que el terremoto principal.

Según Dal Zilio, el primer terremoto probablemente contribuyó a un aumento de la tensión estática en el área donde ocurrió el segundo evento. "Si bien este aumento puede no haber sido sustancial, podría haber sido suficiente para desencadenar el segundo evento solo unas horas después. Esto sugiere que ambas fallas estaban bajo estrés crítico", explicó.

Así, estima que el primer terremoto podría haber dado un empujón final a la segunda zona de falla, que había acumulado estrés durante décadas y ya estaba cargada críticamente.

No se pueden evitar daños significativos en terremotos de esta magnitud, especialmente cuando las ciudades están ubicadas exactamente en líneas de falla sísmicamente activas, lo que provoca grandes desplazamientos superficiales de seis a ocho metros.

A juicio de este experto, este evento subraya la necesidad de comprender mejor el fuerte movimiento del suelo cerca de una falla y actualizar las prácticas de gestión de riesgos, por ejemplo, calculando cómo la transferencia de tensión ha cambiado la probabilidad de peligro en la región. Idealmente, también deberíamos averiguar en qué medida los fuertes sismos principales han cambiado la estabilidad de los edificios y aumentado su vulnerabilidad a las réplicas.

Por otra parte, Dal Zilio comentó que la falla de Anatolia del Norte y la falla de Anatolia del Este, que atraviesan Turquía, son dos de los sistemas de fallas más activos de Europa y del mundo y, por lo tanto, representan un peligro sísmico importante para la región.

La falla de Anatolia del Norte, en la que se encuentra Estambul, también presenta un riesgo significativo. Hubo varios terremotos a lo largo de esta falla en el siglo pasado. Estos eventos ahora han dejado una brecha sísmica al sur de Estambul y debajo del Mar de Mármara, una brecha que no se ha llenado en 250 años. Los sismólogos a menudo se refieren a estas regiones como brechas sísmicas porque son secciones de un sistema de fallas donde se ha producido poca o ninguna actividad sísmica durante un período prolongado de tiempo, aunque las secciones vecinas hayan sido afectadas por terremotos.

"Asumimos que estas son áreas a lo largo de una falla donde las tensiones se acumulan antes de liberar una enorme cantidad de energía a la vez, lo que puede resultar en poderosos terremotos", dijo.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos