Mundo

Luis García Montero y Piedad Bonnett dialogan en Verdial sobre la luz de la literatura frente al dolor

El poeta español Luis García Montero y la colombiana Piedad Bonnett han protagonizado un encuentro durante la tercera jornada de 'Verdial. Fiesta de las Letras y la Cultura Iberoamericana' en el que han debativo sobre la literatura como una forma de enfrentarse al dolor, asumirlo y, en ocasiones, superarlo.

MÁLAGA, 13 (EUROPA PRESS)

Ha sido en un encuentro celebrado el viernes en el centro de cultura contemporánea de la Diputación, La Térmica, rebautizado para la ocasión como Territorio Emilio Prados, que ha estado moderado por el periodista Jesús Ruiz Mantilla, según han recordado desde la Institución provincial en un comunicado.

Para García Montero, que tras la pérdida de su esposa, la escritora Almudena Grandes, publicó un poemario sobre esta experiencia titulado 'Un año y tres meses', ha afirmado que "cuando hay una pérdida que te deja sumido en el vacío, a lo único a lo que puedes acudir para encontrar respuestas es a la literatura. Y conversas con el Arcipreste de Hita, Jorge Manrique, Jaime Sabines o Rosalía de Castro, y eso te ayuda a comprender que es posible salir del pozo y plantearte el sentido de la vida".

Por su parte, Piedad Bonnett, que escribió 'Lo que no tiene nombre' tras el fallecimiento de su hijo Daniel, ha aseverado que "la literatura establece un diálogo distinto sobre el dolor. No es una fórmula, 'lo siento mucho', 'mi más sentido pésame', que están un poco vacías. La escritura posibilita otra forma de comunicación. Pero cuando me puse a trabajar en mi libro, no quise hacer un regodeo en mi pena individual, sino abrirlo a otras formas de comunicación. Por ejemplo, dialogando con otros libros que iban cayendo en mis manos".

"A menudo me preguntan si esto fue un exorcismo, y yo contesto no", ha proseguido Bonnett. "Los escritores no hacemos terapia, tenemos la necesidad de escribir. Yo hice mi libro como investigación. Al principio pensé que saldría un poemario, y me dio terror. Al final fue narrativa. Y cada persona necesita tiempos diferentes. Daniel murió un 14 de mayo, me fui a un viaje a Italia y en esa fuga metafórica, porque uno lleva el dolor consigo, empecé a tomar notas y me dije: esto tendría que contarlo, porque es la historia de una lucha y una derrota".

García Montero, por último, ha celebrado tener las herramientas para poder expresar todas estas emociones: "Qué bien que la vocación de uno sirva para pensar sobre lo que está pasando y abra una puerta que no se base en el optimismo y si del sentido a la vida".

VIAJES Y NACIONALIDADES

El Centro Cultural La Malagueta, renombrado como Territorio Manuel Altolaguirre, ha acogido una conversación entre el escritor colombiano Santiago y el mexicano Juan Villoro, con la periodista y escritora Berna González Harbour en funciones de moderadora.

"La literatura recibe a todo el mundo sin pedir cartas de recomendación ni informes médicos, aunque a veces es también un hermoso hospital psiquiátrico", ha comenzado Gamboa. "Yo sigo creyendo que la literatura es el gran enigma de mi vida. Sé que me dedico a ella porque me gusta, hace mucho decidí que no quería pasar un solo día de mi vida fuera de ese mundo. Pero el hecho de que sea un enigma, en cierto modo, lo protege".

Para Villoro, quien ha recordado que fue amigo de un nieto de Manuel Altolaguirre, "la literatura tiene que ver con emprender un viaje en el que el primer sorprendido es el propio autor", ha afirmado, pero también se ha referido al influjo en la literatura de las identidades nacionales, "que son porosas".

Pero Gamboa también ha comentado que "el regreso es uno de los grandes temas de la literatura. Ese mito a veces implica una armonía colectiva, pero cuando se refiere a una aventura individual, tiene que ver con ciertos órdenes personales. Cuando regresé a Colombia me sentía un exiliado, porque había construido mi vida viviendo fuera desde los 19 años. Es una pregunta literaria que requiere una respuesta literaria".

RECUERDO DE ISABEL OYARZÁBAL

A la misma hora, en la Biblioteca Manuel Altolaguirre de Málaga --Territorio Isabel Oyarzábal-- se han dado cita la ecuatoriana Mónica Ojeda, la cubana Karla Suárez y el español Pablo D'Ors, acompañados por Fernando Iwasaki como moderador. Este último ha justificado la escasez de figuras femeninas en los nombres de Territorios de Verdial, porque la obra de autoras se han quedado "en esa oscuridad que es el olvido".

A partir de la figura exiliada y olvidada de Oyarzábal, ha planteado una reflexión sobre "lo que supone para un creador el exilio: noche desierta, oscuridad y olvido", que ha tenido su respuesta en la voz de Karla Suárez: "Isabel Oyarzabal es una figura extraordinaria, indispensable en el pensamiento feminista actual", ha dicho la escritora cubana.

Suárez se ha referido también a grandes autores cubanos exiliados que solo pudo empezar a leer cuando ella misma salió de la isla. "Los borraron de la historia. Sin embargo, los nombres se borran, pero las ideas, los pensamientos, se quedan. Mi manera de pensar está influenciada por ellos, aunque no los conociera."

Por su parte, Mónica Ojeda ha afirmado que, aunque su migración ha sido privilegiada, cuando una persona se exilia, se instala en ella un lugar de pérdida eterno que siempre le acompaña. "En mi caso se ha materializado la geografía de mi país, escribiendo desde España con un fantasma enorme que es el país desde el que salí".

"Es la alteridad donde descubres el misterio de la identidad", dice Pablo D'Ors, que ha planteado además una reflexión sobre la oscuridad aludiendo a que el resumen de la narrativa contemporánea suele conllevar "una visión lúdica y despiadada" de la realidad. El español ha reivindicado además que, aunque la literatura está "enamorada de la sombra", el autor debería hacer justicia narrativa a la realidad y destacar su lado positivo.

EN LA PROVINCIA

En la programación de la provincia, la Biblioteca Municipal de Nerja --Territorio Joaquín Álvarez Pastor-- ha recibido a los mexicanos Brenda Navarro y Jorge Comensal y la venezolana Karina Sainz, moderados por Jorge Volpi. Los vínculos con la tierra de origen y la de acogida ha sido el hilo conductor de la charla, en la que Brenda Navarro ha reconocido que "yo me hice escritora en España y me he ido alimentando en estas idas y vueltas. Y es lo que ha conseguido que encuentre un México reconciliable y que me reconcilie con esa parte de España que no me gusta cuando estoy en México".

Por su parte, Jorge Comensal, afincado en Texas, se ha referido a la situación de tiroteos y matanzas en la zona que habita, defendiendo que "el amor identitario pequeño es un gran antídoto contra este nacionalismo que crea conflictos".

El programa de la jornada se ha completado con un encuentro en el Hospital Real de la Misericordia 'Hospitalillo' --Territorio José María Hinojosa-- entre la mexicana Daniela Tarazona, el venezolano Juan Carlos Méndez Guédez y el español Antonio Garriga, moderados por Ana Gallego Cuiñas; y en el Rincón de la Victoria --Territorio José María Souvirón-- con el mexicano Jorge Valdés Díaz-Vélez y las españolas Ángela Segovia y Erika Martínez, con José Pulido como moderador.

Asimismo, han visitado el IES Victoria Kent de Marbella los escritores Daniela Tarazona y Juan Carlos Méndez Guédez; el IES Bezmiliana del Rincón de la Victoria, Jorge Valdés Díaz- Vélez y Santiago Gamboa; el IES Sierra Almijara de Nerja, Brenda Navarro y Socorro Venegas; y el IES Romero Esteo de Málaga, Mónica Ojeda y Lina Meruane.

Además, la poeta Julia Santibáñez ha impartido el taller de literatura erótica 'Esquivar el lugar común. Comunicar el asombro' en La Térmica. Este mismo enclave ha acogido una nueva sesión de Lecturas dramatizadas al cuidado de Amaranta Osorio y bajo dirección de Juan Alberto Salvatierra.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos