Mundo

VÍDEO: El G7 pide a China que presione a Rusia para poner fin a la guerra en Ucrania

El grupo de líderes anuncia medidas para reducir "excesivas dependencias" de Pekín pero matiza que no se trata de una "desvinculación"

MADRID, 20 (EUROPA PRESS TELEVISIÓN)

Los líderes del G7 han pedido este sábado al Gobierno chino que presione a Rusia para detener la guerra de Ucrania en un comunicado que combina su deseo de preservar las relaciones con Pekín al tiempo que anticipa medidas para reducir "dependencias excesivas en cadenas de suministro críticas" -- caso principalmente de minerales imprescindibles para las telecomunicaciones o semiconductores -- sin llegar a una "desvinculación" comercial con el gigante asiático.

"Seguimos preparados para fomentar una relación estable y constructiva, al tiempo que reconocemos la importancia de implicarse con franqueza y expresar directamente nuestras preocupaciones", explican los líderes internacionales en el comunicado publicado este sábado de su segundo día de reuniones en la cumbre de Hiroshima (Japón).

El G7 pide a China "implicación en los foros internacionales" en aspectos que van desde la protección medioambiental hasta el comercio, pasando por los conflictos internacionales, recalcando no obstante los "desafíos" que plantea China con sus "políticas extramercantiles, que distorsionan la economía global".

Ucrania emerge como una de las cuestiones fundamentales de la declaración final: "Hacemos un llamamiento a China para que presione a Rusia para que detenga su agresión militar, e inmediatamente, completamente y retirar incondicionalmente sus tropas de Ucrania", señalan los líderes del G7.

"Alentamos a China a que apoye una paz integral, justa y duradera basada en la integridad territorial y en los principios y propósitos de la Carta de la ONU, incluso a través de su diálogo directo con Ucrania", añaden.

Siguiendo con el ámbito internacional, el G7 reitera su postura sobre el estatu quo en Taiwán, cuya soberanía reclama Pekín desde hace décadas, y manifiesta su contundente oposición ante la expansión china en el Indo-Pacífico "a través del uso de la fuerza o de la coerción".

"China no tiene ningún tipo de base legal para defender su reclamaciones marítimas en la zona y nos oponemos a la militarización de sus actividades", señalan.

Con todo, de vuelta al ámbito general, los líderes del G7 quieren recalcar que estos enfoques políticos "no están diseñados para dañar a China ni persiguen frustrar sus esfuerzos de progreso y desarrollo económicos".

"Una China en crecimiento que se rija por las reglas internacionales ser de interés mundial. No nos estamos desvinculando", añaden antes de puntualizar sin embargo que el G7 tiene previsto adoptar una senda de "reducción de riesgos y diversificación".

"Daremos pasos individuales y colectivos", anuncian, "para invertir en nuestra propia vitalidad económica, y vamos a reducir dependencias excesivas en las cadenas de suministro críticas".

"MALIGNAS" PRÁCTICAS

Aunque el comunicado del G7 denuncia directamente prácticas "malignas" por parte de China, que tiene intención de "contrarrestar", el asesor de Seguridad Nacional de EEUU, Jake Sullivan, describió la posición del grupo como "totalmente sencilla" y "no hostil".

"Es simplemente directo y sincero", ha indicado el asesor mientras la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, realizaba una defensa de las naciones occidentales como una buena alternativa a China y Rusia en lo que respecta a asociaciones y financiación para países del hemisferio sur.

La Iniciativa china de la Franja y la Ruta parecía una oferta buena y barata. Pero muchos países del hemisferio sur han tenido malas experiencias con China", ha indicado en un eco de las críticas sobre el enorme endeudamiento que genera en muchos países su adhesión a este enorme programa de infraestructuras y que Pekín niega categóricamente.

Estados Unidos y la Unión Europea también han expresado su preocupación por el hecho de que China fortalezca su presencia diplomática y estratégica en regiones de todo el mundo a través de la iniciativa.

"Tomaron préstamos chinos y terminaron en una crisis de deuda. Y todo lo que Rusia tiene para ofrecer a estos países son armas y mercenarios. Esta situación ha creado una ventana de oportunidad" para el G7 y socios afines", ha añadido Von der Leyen, en declaraciones a DPA.

Fuentes europeas indican a la agencia alemana que el G7 ha comenzado a trabajar bajo una nueva "sensación de realismo" en las relaciones con China. "Ya no podemos ser ingenuos", ha indicado tras lamentar la "falta de precaución" exhibida durante las últimas dos décadas a la hora de lidiar con estas "cadenas de suministro de carácter crítico" con Pekín.

IMÁGENES DISPONIBLES EN EUROPA PRESS TELEVISIÓN

URL DE DESCARGA: https://www.europapress.tv/internacional/770704/1/g7-pide-china-presione-rusia-poner-fin-guerra-ucrania

TELÉFONO DE CONTACTO 91 345 44 06

Recomendados

DV Player placeholder

Tags


Lo Último