Noticias

Pirotecnia y luces en el cielo cada 4 de julio, ¿qué hay detrás de este espectáculo?

La población de Estados Unidos llena el cielo con fuegos artificiales por el Día de la Independencia. Sin embargo, esta tradición estadounidense es tan bonita como peligrosa. Pero, ¿por qué es tan importante?

El Día de la Independencia de los Estados Unidos se celebra cada 4 de julio (AP).

El 4 de julio es estadounidense en esencia: desfiles, comidas al aire libre, cerveza fría y, por supuesto, fuegos artificiales. Esa pirotecnia también lo convierte en una festividad especialmente peligrosa, lo que generalmente resulta en más de diez mil viajes a la sala de emergencias. Sin embargo, los fuegos artificiales siguen estando en el centro del Día de la Independencia, una festividad que lleva 247 años.

Aquí hay cinco cosas que hay que saber sobre el 4 de julio, incluido el origen de la festividad y cómo los fuegos artificiales se convirtieron en parte de la tradición.

¿Cuál es el origen del Día de la Independencia?

La festividad celebra la adopción unánime del Segundo Congreso Continental de la Declaración de Independencia el 4 de julio de 1776, un documento que anuncia la separación de las colonias de Gran Bretaña.

Un año después, según la Biblioteca del Congreso, una celebración espontánea en Filadelfia marcó el aniversario de la independencia estadounidense.

Pero en toda la nación floreciente, las celebraciones no se convirtieron en un lugar común hasta después de la Guerra de 1812. Rápidamente despegaron: la Biblioteca del Congreso señala que los principales eventos históricos del siglo XIX, como las ceremonias de inauguración del Canal Erie y el Canal de Baltimore y Ohio Railroad, estaban programados para coincidir con las festividades del 4 de julio.

¿Cómo se convirtieron los fuegos artificiales en una tradición del 4 de julio?

La exhibición de pirotecnia ha sido una gran parte del Día de la Independencia desde el principio. El padre fundador John Adams lo vio venir.

La conmemoración de la independencia de Estados Unidos “debe solemnizarse con pompa y desfile, con espectáculos, juegos, deportes, armas, campanas, hogueras e iluminaciones de un extremo a otro de este continente desde este momento en adelante para siempre”, escribió Adams en una carta a su esposa, Abigail, fechada el 3 de julio de 1776.

Los fuegos artificiales existieron siglos antes de que Estados Unidos se convirtiera en nación. La Asociación Estadounidense de Pirotecnia dice que muchos historiadores creen que los fuegos artificiales se desarrollaron por primera vez en el siglo II a.C. en la antigua China arrojando tallos de bambú al fuego, provocando explosiones cuando las bolsas de aire huecas se sobrecalentaban.

En el siglo XV, los fuegos artificiales se usaban ampliamente para festivales religiosos y entretenimiento público en Europa y los primeros colonos estadounidenses continuaron con esas tradiciones, dijo la asociación.

¿Alguna vez un presidente se negó a celebrar?

Presidentes desde George Washington hasta Joe Biden han celebrado el nacimiento de la nación el 4 de julio, con una excepción: Adams.

Sin contar la carta a su esposa, Adams se negaba a celebrar el 4 de julio porque decía que el 2 de julio era el verdadero Día de la Independencia. ¿Por qué? Fue el 2 de julio de 1776 que el Congreso Continental votó a favor de la resolución de independencia, aunque la Declaración de Independencia se adoptó formalmente dos días después.

Adams fue tan inflexible que rechazó invitaciones a festivales y otros eventos, incluso cuando se desempeñaba como el segundo presidente de la nación. Irónicamente, Adams y Thomas Jefferson, el autor principal de la Declaración de Independencia, murieron en el 50 aniversario de la adopción formal del documento, el 4 de julio de 1826.

¿Cuán populares son los fuegos artificiales?

Las ventas al consumidor de fuegos artificiales han crecido rápidamente en las últimas dos décadas.

Las estadísticas de la Asociación Estadounidense de Pirotecnia muestran que en el año 2000, los consumidores estadounidenses gastaron 407 millones de dólares en fuegos artificiales. Para 2022, esa cifra aumentó a dos mil 300 millones. El salto más grande se produjo durante la pandemia de COVID-19, cuando se cerraron las exhibiciones públicas de fuegos artificiales. Las ventas al consumidor aumentaron de mil millones de dólares en 2019 a mil 900 millones de dólares en 2020.

“La gente fue a la tienda de fuegos artificiales a partir del fin de semana del Día de los Caídos y simplemente no pararon”, dijo Julie Heckman, directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Pirotecnia. “Estuvieron disparando fuegos artificiales todo el 2020. Conmocionó a la industria, para ser honesta”. Se espera que las ventas aumenten otros 100 millones este año, dijo la asociación. Ayuda que el 4 de julio sea un martes, creando esencialmente un fin de semana de cuatro días.

Te puede interesar: ¡Girl power!: En la prehistoria las mujeres también eran cazadoras

¿Son peligrosos los fuegos artificiales?

A pesar de los esfuerzos de educación generalizados, miles de estadounidenses resultan gravemente heridos por los fuegos artificiales cada año. La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos informa que en 2022, diez mils200 personas fueron atendidas en salas de emergencia y 11 muertes se atribuyeron a los fuegos artificiales. Alrededor de las tres cuartas partes de las lesiones ocurrieron en el período alrededor del 4 de julio.

Alrededor de un tercio de las lesiones fueron en la cabeza, la cara, las orejas o los ojos. Las lesiones en dedos, manos y piernas también son comunes. “He visto personas que se han volado los dedos”, dijo la doctora Tiffany Osborn, médica de la sala de emergencias del Hospital Barnes-Jewish en St. Louis. “He visto personas que han perdido los ojos. He visto personas que tienen lesiones faciales significativas”.

Los niños menores de 15 años constituyen casi un tercio de los heridos por fuegos artificiales. A menudo se culpa a las bengalas por las quemaduras de los niños menores de 5 años. Osborn sugirió dar a los niños pequeños barras luminosas o serpentinas de colores en su lugar.

Para aquellos que planean lanzar fuegos artificiales, Heckman instó a encontrar una superficie plana, dura y nivelada lejos de las estructuras y otras cosas que podrían incendiarse. La persona responsable de los fuegos artificiales debe evitar el alcohol. Los niños nunca deben encenderlos.

Osborn alentó a tener un balde o una manguera cerca en caso de incendio o explosión. Dispara uno a la vez y aléjate rápidamente después de encenderlo, dijo, y nunca vuelvas a encender o manipular un fuego artificial que no funcione correctamente. Cuando haya terminado, saque los restos con una pala y remójelos antes de desecharlos.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos