Mundo

Ucrania, prioridad en la cumbre de la OTAN, junto con la adhesión de Suecia y el temor a Bielorrusia

VILNA, Lituania (AP) — La guerra de Ucrania encabezará la agenda de una cumbre de la OTAN en la capital de Lituania a la que asistirán el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y sus homólogos de la alianza militar occidental.

Durante dos días a partir del martes, se espera que se centren en garantizar que Ucrania tenga apoyo mientras continúe el conflicto, cómo acercar aún más al país a la OTAN sin que se incorpore realmente a esa organización, y las garantías de seguridad que Kiev podría necesitar para garantizar que Rusia no vuelva a invadirlo después de que termine la guerra.

Los líderes reunidos en Vilna están listos para respaldar nuevos planes de defensa en caso de que el presidente ruso, Vladímir Putin, intente ampliar la guerra más allá de Ucrania y llevarla hacia el oeste, en territorio aliado.

También sopesarán el gasto en defensa y cómo aumentar sus presupuestos a medida que la ayuda a Ucrania corroe las arcas militares nacionales.

También se debatirá la adhesión de Suecia a la alianza de 31 naciones, pues Turquía ha estado obstaculizando la entrada del país escandinavo en la organización de seguridad más grande del mundo.

MEMBRESÍA DE UCRANIA EN LA OTAN

El tema principal en el temario de la cumbre será qué hacer para ayudar a Ucrania. En 2008, el entonces presidente norteamericano George W. Bush declaró que Ucrania se convertiría en miembro de la OTAN algún día.

En la actualidad, el país está tratando de defenderse de una invasión masiva por parte de Rusia, un viejo enemigo de la OTAN. Occidente sostiene que Ucrania está defendiendo sus intereses y los países aliados están invirtiendo miles de millones de dólares en ayuda, apoyo económico y militar.

La alianza militar no está lista aún para iniciar negociaciones para aceptar a Ucrania como uno de sus integrantes, pero está ayudando a entrenar y modernizar sus fuerzas armadas e instituciones de seguridad a fin de garantizar que el país pueda ocupar su lugar entre las filas de la OTAN después de que termine la guerra. Durante la cumbre se creará un nuevo foro de consultas: el Consejo OTAN-Ucrania.

GARANTÍAS DE SEGURIDAD

Las garantías de seguridad no son realmente un tema propio de la OTAN, sino más bien de cada uno de los aliados, pero se prevé que el asunto domine las conversaciones en Vilna.

La OTAN y sus socios occidentales están analizando formas de proteger a Ucrania de una futura invasión después de que termine la guerra actual. La membresía en la OTAN ofrece una protección férrea de “todos para uno, uno para todos”, pero los 31 países deben acordar por unanimidad permitir el ingreso de Ucrania, y no están unidos en esto.

En su defecto, los grandes aliados occidentales, como Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania podrían comprometerse a proteger al país de otro ataque. La OTAN y la Unión Europea respaldarían esa protección militar con más dinero y otras ayudas.

Es poco probable que se llegue a alguna conclusión en Vilna, pero la cumbre es un momento importante para que los líderes definan cómo podrían ser esas garantías.

EL INGRESO DE SUECIA A LA OTAN

Casi todos los aliados, el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg, y Suecia dicen que el país ha hecho lo suficiente para unirse a la alianza militar, pero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, no está de acuerdo y pretende acaparar la atención sobre el asunto durante la cumbre.

Suecia renunció a su tradicional política de neutralidad militar a fin de buscar protección bajo el paraguas de seguridad de la OTAN. Ha cambiado sus leyes antiterroristas y ha levantado un embargo de armas a Turquía para calmar las preocupaciones de Erdogan, pero todo eso ha sido en vano.

El mandatario turco sacó provecho del asunto durante la campaña electoral el mes pasado. También está presionando por conseguir aviones de combate F-16 mejorados de Estados Unidos, y Suecia podría ayudarle a presionar por ello.

En 2014 los aliados acordaron destinar un máximo del 2% de su producto interno bruto en defensa dentro de una década. Se acerca la fecha límite de 2024.

Los líderes acordarán en Vilna que el 2% sea lo mínimo que deberían gastar, en lugar del tope.

PLANES REGIONALES DE DEFENSA

La OTAN está aplicando la mayor renovación de sus planes de defensa desde la Guerra Fría, en caso de que Putin decida llevar el conflicto más allá de Ucrania.

En este momento, alrededor de 40.000 soldados de la alianza occidental están en estado de alerta desde Estonia, en el norte, hasta Rumania, en el Mar Negro. Cerca de 100 aviones surcan los cielos cada día y 27 buques de guerra están operando en los mares Báltico y Mediterráneo.

Esos números seguramente aumentarán. Según los nuevos planes de defensa, la OTAN pretende tener hasta 300.000 soldados disponibles para trasladarse a su flanco oriental en un plazo de 30 días. Los planes dividen su territorio en tres zonas: la zona más al norte y atlántica, una zona al norte de los Alpes y otra en el sur de Europa. Los documentos de secreto máximo establecen qué países y qué equipo deben defender cualquier zona que se vea amenazada.

BIELORRUSIA

Bielorrusia, un vecino importante de Lituania y principal defensor de Rusia, no aparece en la agenda de la cumbre, pero la OTAN espera que no cobre un papel sorpresa durante la cumbre o en la guerra de Ucrania.

Bielorrusia se encuentra a apenas 35 kilómetros (22 millas) de Vilna, la ciudad anfitriona de la cumbre. Al rebelde líder del contratista militar ruso Grupo Wagner, Yevgeny Prigozhin, se le ofreció refugio allí. Aún no se sabe cuántos de sus mercenarios podrían unirse a él.

“Hemos visto algunos preparativos para albergar grandes grupos de soldados en Bielorrusia. Hasta ahora, no los hemos visto encaminarse hacia Bielorrusia”, declaró Stoltenberg el viernes.

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, también advirtió el mes pasado que su país ha recibido armas nucleares tácticas rusas. Ha amenazado con ordenar su uso con tal de proteger a su país.

Sin embargo, los oficiales de la OTAN creen que sólo está fanfarroneando. No obstante, es muy posible que Putin reanude sus amenazas nucleares nuevamente esta semana, mientras los líderes occidentales se reúnen en Vilna.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos