Mundo

Ana de la Reguera llega al final de “Ana” con un viaje psicodélico

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Pareciera que fue ayer cuando inició, pero la última temporada de “Ana” protagonizada por Ana de la Reguera está disponible para los fans en un nuevo servicio de streaming.

Luego de que las dos primeras temporadas se estrenaran en Comedy Central, Pantaya y Prime Video, la temporada final debuta en el servicio ViX Premium y está disponible para Estados Unidos y Puerto Rico, al igual que las temporadas anteriores. En México y Latinoamérica está disponible por Prime Video.

“Me llena de emoción estar aquí... en esta nueva casa y que ‘Ana’ tenga este nuevo hogar”, dijo De la Reguera en una entrevista por videollamada desde la Ciudad de México.

Todos los capítulos están ya disponibles en ViX Premium. A pesar de tener este cambio de plataforma de streaming, la producción se mantuvo con el mismo nivel de comedia y dinamismo, pues la segunda y la tercera temporada se filmaron simultáneamente.

“De hecho, yo creo que la segunda y la tercera temporada son mucho mejor y espero que siga siendo igual de divertida para ustedes y de novedosa como lo hicimos desde el inicio”, dijo De la Reguera, quien es creadora, guionista y productora ejecutiva.

En esta nueva temporada, Ana se ha quedado sin trabajo, endeudada y con la pena de haber tenido un accidente gástrico en su fallida boda, por lo que se refugia en México y trata de rehacer su carrera (una vez más).

En el capítulo de “Marciana”, en un diálogo muy honesto con su hermana Ali Gua Gua, quien al igual que en la serie es DJ y rockera en la vida real, Ana le dice que quiere probar por primera vez LSD y su hermana accede a acompañarla en esta experiencia.

Ambas van al Bosque de Chapultepec para probar la sustancia. El bosque cambia y de pronto aparece una serpiente gigante de concreto, entre muchas otras cosas raras, como una maestra de un colegio de monjas que les inculcó conceptos muy estrictos sobre el rol de las mujeres adultas en la sociedad.

“Ellas conectan de una manera ciertamente espiritual, pero también muy divertida”, dijo De la Reguera.

El Nido de Quetzalcóatl, el Desierto de los Leones y, claro, Chapultepec, son parte del capítulo que tiene un cameo especial de la cantante mexicana Yuri, así como un número musical con “Libre atrevida y loca”, que Gua Gua canta con Rebeca Lane y Miss Bolivia. En el capítulo Ana y Gua Gua la bailan acompañadas de chicas en sostén y velo de monja.

“Siempre quise meter esa canción porque nos representa a muchas mujeres”, dijo De la Reguera. “Estudié en escuela de monjas, entonces era un poco de rebeldía contra la educación tan limitada o estricta con la que crecí”.

En la serie, Ana se sigue cuestionando su vida, habla de llegar a los 40 años y descubrir que las cosas no eran como creía ni como le contaban.

“Yo creo que, en esta temporada, a la hora de perderlo todo”, señaló la actriz, “le da mucha libertad para cuestionarse qué quiere hacer, quién es ella, decir ‘quiero contar mi propia historia’, eso resulta ser muy importante”.

La etapa adulta de Ana es muy diferente a la de su mamá (Tina Romero), quien para ayudarla a salir del atorón económico empieza a rentar su casa en Los Ángeles a huéspedes. Pero también dista de lo que ella, al parecer, pensaba de sí misma al comienzo de la serie.

“Por eso quise contar mi historia, porque yo crecí mucho tiempo tratando de ser una persona y de pronto a la mitad de mis 30 me doy cuenta que esa no era la persona que yo era”, dijo De la Reguera sobre los motivos que la llevaron a hacer esta serie semiautobiográfica.

“Quería como rebelarme y romper con otras cosas con las que yo había crecido y de pronto dije ‘¿por qué no lo hice antes? ¿Por qué no me atreví a escribir algo antes?’”, agregó la actriz de “Nacho Libre”, “Jane the Virgin” y “The Purge” (“La Purga”).

Ana empieza a escribir su propio guion en la serie y al hacerlo conoce a un dramaturgo muy renombrado y sensual que la atrae inmediatamente. El dramaturgo es apodado El Diablo y es interpretado por el atleta paralímpico y actor mexicano Arly Velásquez Peñaloza, quien usa silla de ruedas.

“Esta historia que tengo con Arly es mucho verdad, me acuerdo cuando lo conocí de entrada me pareció un chavo encantador, guapo y además me enteré que tenía miles de galanas”, dijo De la Reguera, quien inmediatamente sintió curiosidad por saber cómo tenía sexo Arly.

“Él me contestó eso que el órgano sexual más grande es el cerebro y es donde está la imaginación y donde están las fantasías”, recordó. “Yo dije ‘¡guau! yo quiero hablar de esto, yo quiero reflejarlo y ponerlo en pantalla porque es verdad’ y porque tú puedes estar con brazos y piernas y puedes ser un pésimo amante”.

En algún momento, Ana dice que quiere marihuana, camarones y orgasmos para toda su vida, hasta los 100 años. A esa lista De la Reguera le agregaría “amor toda la vida” y “amistad toda la vida”.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos