Mundo

Ciencia.-Plantar árboles para capturar carbono amenaza la biodiversidad tropical

La crisis climática ha propiciado un auge de las plantaciones comerciales de árboles en un intento de compensar el exceso de emisiones de carbono.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Ahora, los autores de un artículo de opinión revisado por expertos y publicado en la revista 'Trends in Ecology and Evolution' sostienen que estas plantaciones podrían tener un coste para la biodiversidad y otras funciones de los ecosistemas. En su lugar, afirman que se debería priorizar la conservación y restauración de los ecosistemas intactos.

"A pesar de la amplia gama de funciones y servicios ecosistémicos que proporcionan los ecosistemas tropicales, la sociedad ha reducido el valor de estos ecosistemas a una sola métrica: el carbono", escriben los autores, dirigidos por Jesús Aguirre-Gutiérrez, del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

"La política actual y la nueva no deberían promover la degradación de los ecosistemas mediante plantaciones de árboles con una visión estrecha sobre la captura de carbono", sugieren.

Los ecosistemas tropicales, que incluyen bosques, praderas y sabanas, son lugares atractivos para las plantaciones de árboles porque su clima y sus características físicas favorecen un rápido crecimiento de los árboles (y un rápido crecimiento de los árboles significa una rápida captura de carbono).

Aunque algunas plantaciones de árboles suponen la reforestación de tierras degradadas, en muchos casos se trata de forestación, es decir, la plantación de bosques en regiones no degradadas y anteriormente no forestadas, como los pastizales.

A menudo se da por sentado que la plantación de árboles para la captura de carbono también beneficia a la biodiversidad y aumenta los beneficios socioeconómicos, pero los autores sostienen que no suele ser así. Los ecosistemas tropicales tienen una gran biodiversidad y proporcionan múltiples servicios ecosistémicos, como el mantenimiento de la calidad del agua, la salud del suelo y la polinización.

En comparación, las plantaciones para la captura de carbono suelen ser monocultivos y están dominadas en todo el mundo por sólo cinco especies arbóreas (teca, caoba, cedro, roble de seda y zarzo negro) que se cultivan para obtener madera, pasta de papel o fines agroforestales.

Aunque estas plantaciones pueden ser económicamente valiosas, suelen albergar un nivel inferior de biodiversidad. Por ejemplo, en la sabana brasileña de Cerrado, un aumento del 40% de la cubierta leñosa redujo la diversidad de plantas y hormigas en aproximadamente un 30%. Estas plantaciones también pueden degradar directamente los ecosistemas al reducir el caudal de los arroyos, agotar las aguas subterráneas y acidificar los suelos.

Los autores sostienen que incluso los compromisos ambiciosos con las plantaciones de captura de carbono verán limitada su capacidad de capturar carbono.

"La tendencia actual de plantación de árboles centrada en el carbono nos está llevando por el camino de la homogeneización biótica y funcional a gran escala a cambio de escasas ganancias de carbono -- escriben los autores--. Tendría que forestarse una superficie equivalente a la suma total de Estados Unidos, Reino Unido, China y Rusia para secuestrar un año de emisiones".

Y las praderas y sabanas tropicales ya son sumideros de carbono. Cuando están intactas, las praderas y sabanas tropicales almacenan grandes cantidades de carbono bajo tierra. A diferencia de las plantaciones de árboles que capturan carbono, que lo almacenan principalmente en la superficie, estos sumideros de carbono subterráneos -que se perderían si se reforestaran- son menos sensibles a perturbaciones como la sequía y los incendios.

Los autores afirman que existen incentivos económicos considerables para que las empresas privadas compensen sus emisiones de carbono invirtiendo en la captura de carbono y que el auge de las plantaciones de captura de carbono está impulsado por el dinero, no por la ecología.

En comparación con parámetros como la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, el carbono es fácil de medir y monetizar, pero hacer demasiado hincapié en los beneficios de la plantación de árboles para la captura de carbono "puede desincentivar la protección de ecosistemas intactos y dar lugar a compensaciones negativas entre el carbono, la biodiversidad y la función de los ecosistemas", apuntan los autores.

En lugar de centrarse en la plantación comercial de árboles, los autores afirman que deberíamos dar prioridad a la conservación de los ecosistemas intactos. "Hay que dar prioridad al mantenimiento del funcionamiento original de los ecosistemas y a la maximización del mayor número posible de servicios ecosistémicos por encima de la actual atención económica a los proyectos de captura de carbono", escriben.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos