Mundo

El Thyssen monta "una tertulia" entre los grandes maestros y el Picasso más "caníbal"

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza ha presentado la exposición 'Picasso, lo sagrado y lo profano', que estará hasta el próximo 14 de enero en la pinacoteca y que establece "una tertulia" entre los grandes maestros de todos los tiempos y un Picasso que muestra su lado más "caníbal".

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

"Es una trama con todos los grandes temas, entre ellos el de la iconofagia o canibalismo de Picasso: tenía una gran capacidad para devorar a otros artistas al mismo tiempo que reciclaba la tradición", ha señalado durante la presentación el director del museo, Guillermo Solana.

La muestra, comisariada por Paloma Alarcó, reúne un total de 40 obras, 22 de ellas de Picasso. El propio Thyssen contaba con una base de 8 obras del artista malagueño, a lo que se suman préstamos del Museo Nacional de Picasso de París y otras instituciones, así como pinturas del Greco, Pedro de Mena, Rubens, Zurbarán o Delacroix.

Enmarcada en la conmemoración del aniversario de Picasso, el nieto del pintor, Bernard Ruiz-Picasso ha celebrado la "belleza" que alcanza la muestra gracias al "diálogo" que establece entre todas las obras. "Este tipo de diálogo entre grandes maestros es como una tertulia", ha afirmado Ruiz-Picasso.

Alarcó ha detallado el recorrido trazado en una exposición que reconoce "es pequeña", pero que ha crecido con el paso del tiempo gracias a nuevas aportaciones. Además, la comisaria ha recordado que el barón llegó a contar con hasta trece 'picassos', si bien los ocho finales de la colección recorren gran parte de la trayectoria del artista (de 1904 a 1934).

"Quería hacer hablar a Picasso con los maestros antiguos para llevar esa idea suya de que en el legado del arte no hay pasado ni futuro, solo presente. De hecho, él se consideraba a sí mismo como un chamán de gran fuerza creadora y de intercesor entre el pasado y el presente", ha remarcado Alarcó.

Por ejemplo, las conexiones que se establecen en este espacio 'sagrado y profano' son variadas: hay una comparación "sorprendente" entre un 'San Jerónimo' de Ribera y un retrato de la excompañera de Picasso, Olga, a quien el artista dibujó sentada con un "tono tenebrista" tras su divorcio.

'Mi arte es un diario íntimo', llegó a afirmar Picasso, el cual "habló poco de su vida pero sí la ha contado a través del arte". Así, en una etapa "feliz" de su vida, cuando tuvo a su hijo Paulo con Olga, se puede establecer una conexión entre su obra y cómo "se fijó en las maternidades de Rubens".

PICASSO CONTRA LA HISTORIA DEL ARTE

Por el contrario, cuando su matrimonio se vino abajo "cambió el foco de interés" hacia los mitos clásicos --con el minotauro como su alter ego-- y a un mundo "erótico, sexual y violento que establece un diálogo fenomenal" con Delacroix. También su última etapa en la que recupera la tradición católica está enfrentada a un 'Ecce homo' de Pedro de Mena cedido por el Museo de Valladolid.

Y no todos los emparejamientos están ligados a temática: Alarcó ha destacado por ejemplo el 'Retrato de un joven como san Sebastián' de Bronzino junto al 'Arlequín' picassiano, que por un lado sí tiene que ver con ese "momento italianizante" del artista, pero también "esconde" otro argumento: Bronzino entró en el Thyssen gracias al intercambio que hizo el barón de uno de sus 'picassos'.

"Hay emparejamientos que no son predecibles", ha celebrado Solana. Por su parte, Alarcó ha recordado que, pese a ser un gran coleccionista --acumulaba obras de Cézanne, Degas o Balthus, entre otros--, Picasso nunca fue "un creador que miraba imágenes" mientras trabajaba. "Su proceso era más bien una absorción interna y luego lo regurgitaba", ha concluido.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos