Mundo

EEUU anuncia medidas contra entidades chinas involucradas en cadena de suministro de fentanilo

WASHINGTON (AP) — El gobierno de Estados Unidos anunció una serie de imputaciones y sanciones contra empresas y ejecutivos chinos acusados de importar los productos químicos empleados para fabricación de fentanilo.

Las autoridades describieron las medidas —que incluyen cargos contra ocho compañías chinas acusadas de publicitar, producir y distribuir precursores químicos para opioides sintéticos como el fentanilo— como el último esfuerzo en su lucha contra la crisis de sobredosis más letal de la historia de Estados Unidos. Las medidas se anuncian un día antes de que altos funcionarios del gobierno viajen a México, cuyos cárteles forman parte de la red global de tráfico, para participar en encuentros en los que se espera que se hable de la amenaza de estas drogas.

“Sabemos que esta red incluye a los líderes de los cárteles, sus traficantes de droga, los que lavan su dinero, los que trabajan en sus laboratorios clandestinos, sus fuerzas de seguridad, sus proveedores de armas, y sus proveedores de productos químicos”, dijo el secretario de Justicia Merrick Garland en una rueda de prensa. “Y sabemos que esta cadena global de suministro de fentanilo, que termina con la muerte de estadounidenses, a menudo comienza con empresas químicas en China”.

Además de acusar a ocho compañías, el Departamento de Justicia también imputó a 12 ejecutivos por su supuesta participación en el tráfico de drogas. En una acción coordinada, el Departamento del Tesoro anunció sanciones contra 28 personas y compañías —la mayoría en China, pero también en Canadá— que las aislarán del sistema financiero de Estados Unidos y prohibirán a cualquiera persona en el país hacer negocios con ellas. Ninguno de los acusados ha sido detenido, pero Garland dijo que los fiscales tenían la intención de “llevar a cada uno de esos acusados ante la justicia”.

“Se trata del último paso en la rápida escalada de nuestro trabajo contra los flujos financieros que impulsan el comercio mundial de drogas ilícitas”, declaró el subsecretario del Tesoro Wally Adeyemo. Dijo que el Tesoro también está buscando a los amigos, familiares y afiliados de las personas que se benefician de la venta de drogas.

México y China son las fuentes primarias del fentanilo y de las substancias relacionadas con el fentanilo que se introducen directamente en territorio estadounidense, de acuerdo con la DEA, encargada de combatir el tráfico ilícito de drogas. Casi la totalidad de los precursores químicos necesarios para fabricar el fentanilo proceden de China. Y las empresas que producen los precursores por lo general adoptan direcciones de remitente falsas y falsean el etiquetado de los productos para evitar ser descubiertas por las autoridades.

Uno de los ejemplos citados por el Departamento de Justicia involucra a una compañía de tecnología farmacéutica que anunciaba la xilacina, un sedante para caballos que a menudo es mezclado con el fentanilo para garantizar un efecto más potente, y enviaba los productos químicos a Estados Unidos y México. Uno de los compradores en México, según las autoridades, era un narcotraficante asociado al cártel de Sinaloa.

Esta última acción se anuncia tras una serie de medidas adoptadas este año contra miembros del cártel de Sinaloa, servicios de transferencia de dinero y operaciones fraudulentas de los cárteles.

Sin embargo, los republicanos se han quejado de que el gobierno no está haciendo lo suficiente para detener el fentanilo y es probable que el tema ocupe un lugar destacado en la campaña presidencial del próximo año.

En febrero, 21 fiscales generales estatales republicanos escribieron una carta al presidente Joe Biden y al secretario de Estado Antony Blinken en la que les pidieron designar a los cárteles mexicanos de la droga como organizaciones terroristas extranjeras. El año pasado, un grupo de fiscales generales republicanos pidió al presidente que declarara el fentanilo arma de destrucción masiva. No se ha tomado ninguna medida en este sentido.

El fentanilo, un potente opioide, es hoy la droga más mortífera en Estados Unidos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos afirman que las muertes por sobredosis se han multiplicado por más de siete entre 2015 y 2021.

Más de 100.000 muertes al año se han relacionado con sobredosis de drogas desde 2020, y aproximadamente dos tercios de ellas están relacionadas con el fentanilo. El número de muertes es más de 10 veces el de 1988, en plena epidemia de crack.

___

La periodista de The Associated Press Lindsay Whitehurst contribuyó a este despacho desde Wilmington, Delaware.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos