Mundo

La ausencia de Erdogan y Aliyev, a falta de confirmación de Zelenski, desdibuja la unidad buscada en Granada

En la foto de familia en la Alhambra habrá más de 40 líderes de la UE y otros países europeos

Foto de familia de la cumbre de la Comunidad Política Europea, en Moldavia. COMUNIDAD POLÍTICA EUROPEA

GRANADA, 4 (EUROPA PRESS)

La ausencia confirmada de los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, con la incógnita hasta el último momento de la presencia del mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, ha desdibujado en cierta medida la señal de unidad que desde la Alhambra, en Granada, querían enviar al mundo los más de 40 líderes de los países que integran la Comunidad Política Europea (CPE).

La de Granada será la tercera cita, tras la primera en octubre de 2022 en Praga y la última en junio en Chisinau (Moldavia) de este foro intergubernamental, creado a propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, y que reúne a los 27 países que componen la UE y a casi otra veintena de países europeos.

Aunque en un principio se preveía la presencia de casi 50 jefes de Estado y de Gobierno, en las últimas horas las autoridades turcas y azeríes han confirmado a Europa Press que sus presidentes no acudirán finalmente a la ciudad andaluza.

El motivo esgrimido por Ankara es la apretada agenda de Erdogan, que tiene un acto de partido el sábado, mientras que detrás de la ausencia de Aliyev estaría, según la agencia estatal APA, su malestar por que no se hubiera aceptado la presencia del mandatario turco en el encuentro que estaba previsto con el primer ministro armenio, Nikol Pashinián.

Dicha reunión era, de hecho, uno de los principales hitos de la cumbre, dada la reciente ofensiva azerí sobre Nagorno Karabaj y que ha llevado a las autoridades de esta región de mayoría armenia y soberanía azerí a renunciar a su autoproclamada independencia, con el consiguiente éxodo haciia Armenia de más de 100.000 personas.

Turquía no figuraba 'a priori' en el formato de reunión que se había contemplado para la cita con Armenia, en el que sí estaban representados en cambio la Unión Europea, a través del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, Francia y Alemania. Erdogan es uno de los principales valedores internacionales de Aliyev, quien no veía con buenos ojos que este no estuviera en la mesa.

Tampoco estará en el arranque de la cumbre de Granada la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, quien tiene que comparecer ante el Parlamento aunque sí que llegará a la cena, mientras que la asistencia de Zelenski, que sí viajó a Moldavia en junio, será duda hasta el último momento. Desde Moncloa y el Gobierno ucraniano han evitado confirmar su presencia por razones de seguridad.

De confirmarse la presencia de Zelenski, sería su primera visita a España desde el inicio del conflicto. El presidente ucraniano coincidiría con algunos de sus principales socios internacionales y con otros que han comenzado a mostrar grietas, como el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, que ha descartado comprometer más armas para Ucrania en pleno pulso político por la exportación de grano.

UNIDAD DESDE LA ALHAMBRA

Con todo, hasta Granada viajarán más de 40 mandatarios que quedarán inmortalizados en una foto de familia en algún punto emblemático de la Alhambra, donde serán recibidos a última hora de la tarde por los Reyes y cuyos Palacios Nazaríes tendrán ocasión de visitar antes de la cena, obra del chef Paco Morales.

La imagen será una potente señal de unidad de todo el continente frente a la Rusia de Vladimir Putin en un momento en que el respaldo a Kiev parece estar resquebrajándose tanto en algunas capitales europeas como al otro lado del Atlántico, ante el debate en el Congreso estadounidense sobre el futuro de la ayuda financiera a Ucrania.

En cualquier caso, el que se consiga reunir en torno a una misma mesa a tantos líderes, incluidos algunos que mantienen conflictos y contenciosos abiertos entre sí, como Serbia y Kosovo, entre otros, ya es todo "un éxito en sí mismo", destacan fuentes europeas.

"Esa es precisamente la razón de ser" de la CPE, acotan desde la Presidencia francesa, destacando que los líderes puedan reunirse aunque haya como "telón de fondo" varios conflictos entre ellos. Para facilitar esos contactos, precisamente una parte de la jornada se ha reservado para que los líderes puedan celebrar reuniones bilaterales.

PRESENCIA DE KOSOVO

También ponen de relieve la oportunidad de celebrar reuniones fuentes gubernamentales españolas, que restan importancia a que vaya a estar presente la presidenta de Kosovo, Vjosa Osmani, toda vez que España al igual que otros cuatro países de la UE --Rumanía, Eslovaquia, Chipre y Grecia-- no reconocen su independencia.

Para solventar esta cuestión, han explicado las fuentes, se ha optado como en anteriores eventos de este tipo, por que no haya presencia de banderas nacionales y por identificar a los mandatarios presentes solo por su nombre, sin especificar si son jefes de Estado o de Gobierno de un país en concreto. Asimismo, las fuentes han adelantado que Sánchez saludará a Osmani con total normalidad como al resto de asistentes.

Pristina y Belgrado se han cruzado en estas últimas dos semanas todo tipo de acusaciones, a cuenta principalmente de un ataque perpetrado por serbokosovares en el norte de Kosovo y de la posible implicación o connivencia de fuerzas o autoridades serbias. El primer ministro kosovar, Albin Kurti, ha acusado a Belgrado de intentar sentar las bases para una toma militar en la parte norte, de mayoría serbia.

La UE, a través del Alto Representante de Política Exterior, Josep Borrell, también ha hecho esfuerzos de mediación en este contexto, aunque no se ha adelantado ninguna iniciativa con vistas a la cita de este jueves. Borrell tiene no obstante como principales interlocutores a Vucic y a Kurti, que no será quien encabece la delegación kosovar.

EL FORMATO

Lo que se busca en último término, subrayan fuentes del Elíseo, es poder hablar de Europa "más allá de los marcos institucionales y tradicionales existentes" y que los líderes europeos puedan mantener "un diálogo directo en pie de igualdad y sin filtros", de ahí la voluntad de no institucionalizar la CPE por el momento.

El plenario arrancará en torno al mediodía con una intervención del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, así como del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que han sido invitados a la cita. También estarán Borrell y la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola.

Tras ello, tendrán lugar una serie de reuniones sectoriales en torno a tres grandes temas y en las que se repartirán los líderes. En concreto, habrá una sobre digitalización y en la que se abordará la cuestión de la Inteligencia Artificial; otra sobre energía, medio ambiente y transición ecológica; y una tercera, que se dividirá en dos grupos y en la que participará Sánchez, centrada en multilateralismo y geoestrategia.

De la cumbre no saldrá ninguna declaración ni conclusiones, más allá previsiblemente de la fecha y lugar de la siguiente cita, que acogerá Reino Unido, ya que se ha decidido alternar entre países de la UE y el resto. No obstante, está previsto que Sánchez comparezca ante la prensa precisamente junto al 'premier' británico, Rishi Sunak, y la presidenta moldava, Maia Sandu, para dar a conocer a grandes rasgos lo tratado.

La reunión de la CPE será el preludio de la reunión informal de los líderes de la UE, ya en solitario, el viernes. Uno de los temas clave de la cita será precisamente la ampliación. Todos los países candidatos a entrar en el bloque asistirán a la cumbre de Granada del jueves, en la que cabe esperar que aprovechen para reivindicar sus aspiraciones a los Veintisiete.

DV Player placeholder

Tags

Lo Último