Mundo

Los consumidores rusos se sienten en aprietos un momento de elevada inflación

MOSCÚ (AP) — Las baldas de los supermercados de Moscú están llenas de frutas y verduras, de queso y carne. Pero muchos de los compradores observan esa selección con consternación debido a que la inflación hace que sus monederos se sientan vacíos.

El Banco Central de Rusia ha elevado el tipo de interés de referencia cuatro veces este año para tratar de controlar la inflación y estabilizar el tipo de cambio del rublo mientras la economía se resiente de los efectos de la operación militar del Kremlin en Ucrania y las sanciones impuestas por Occidente como consecuencia.

La última vez que subió esa tasa — al 15%, el doble que a principios de año — la entidad dijo que le preocupaba que los precios subían a un ritmo anualizado de alrededor del 12%. Ahora, prevé que la inflación para el conjunto del año, además de para el siguiente, ronde el 7,5%.

Aunque es una cifra elevada, podría estar por debajo de la real.

“Si hablamos en términos porcentuales, entonces probablemente (los precios) se hayan incrementado un 25%. Es la carne, los productos básicos: lácteos, frutas, verduras, salchichas. ¡Mi esposo no puede vivir sin salchichas! A veces me asombra el alza de los precios”, dijo Roxana Gheltkova, una compradora en un supermercado de Moscú.

A la pregunta de si sus ingresos como pensionista bastaban para llevar comida a su mesa, otra clienta, Lilya Tsarkova, afirmó que “no, por supuesto que no. Me ayudan mis hijos”.

Sin esa asistencia, “no sé cómo pagaría el alquiler y la comida”, apuntó la mujer, de 70 años.

Las cifras publicadas el 1 de noviembre por la agencia estatal de estadística, Rosstat, muestran un enorme repunte en el precio de algunos alimentos en comparación con 2022: la col ha subido un 74%, las naranjas un 72% y los pepinos un 47%.

El parlamento ruso aprobó un presupuesto para el periodo 2024-2026 que incluye un gasto histórico en defensa. Maxim Blant, analista de la economía rusa afincado en Letonia, considera que esto es un indicio de que los precios seguirán subiendo con fuerza.

“Es simplemente imposible solucionar el asunto de la inflación en unas condiciones (...) en las que el complejo militar-industrial recibe fondos ilimitados, cuando se les da todo lo que pide, cuando la parte de este complejo militar-industrial en la economía crece a un ritmo muy rápido”, dijo a The Associated Press.

El alza de las tasas de interés del banco central han frenado ligeramente la caída del rublo, que ahora se cambia a unos 88 dólares, frente a los 100 anteriores. Pero sigue muy por encima de los cerca de 60 dólares a los que se cotizaba en el verano de 2022.

Esto hace que el costo de las importaciones se mantenga algo, aunque las posibilidades de importación se han reducido con motivo de las sanciones occidentales.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos