Mundo

Ciencia.-Primera presa encontrada en el estómago de un tiranosaurio

Por primera vez se ha encontrado contenido estomacal preservado en un tiranosaurio fosilizado, revelando la última comida de un joven dinosaurio carnívoro.

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Un espécimen de Gorgosaurus libratus bien conservado fue encontrado por el personal del Museo Royal Tyrrell de Paleontología, en Canadá, en 2009. Gorgosaurus era un tiranosaurio que vivió hace 75 millones de años (varios millones de años antes del Tyrannosaurus rex) en lo que hoy es el sur de Alberta.

La edad del dinosaurio cuando murió se ha estimado entre cinco y siete años. Probablemente pesaba alrededor de 335 kg, sólo el 13% de la masa corporal de un Gorgosaurus adulto.

Durante los trabajos de preparación en el laboratorio del Museo, se encontraron restos parciales de dos pequeños dinosaurios conservados dentro de la cavidad del estómago del espécimen Gorgosaurus. Los investigadores han determinado que antes de morir, el carnívoro desmembró a dos jóvenes dinosaurios herbívoros parecidos a pájaros de la especie Citipes elegans. En lugar de tragarse a su presa entera, el joven tiranosaurio solo se comió las extremidades traseras (las partes más carnosas del cuerpo). Las presas eran dinosaurios caenagnátidos, similares al Oviraptor de Asia.

Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional dirigido por el Dr. François Therrien (Museo Royal Tyrrell) y la Dra. Darla Zelenitsky (Universidad de Calgary), publicado en la revista Science Advances, arroja luz sobre este notable descubrimiento, informa el Museo Royal Tyrrell en un comunicado.

Los elementos resaltados en verde en la siguiente ilustración son los restos del primer individuo de Citipes que consumió el gorgosaurio. Los elementos resaltados en azul son huesos fosilizados del segundo individuo de Citipes. Un estudio detenido de los huesos fosilizados indica que ambos individuos de Citipes estaban dentro de su primer año de vida cuando murieron.

Al igual que los cocodrilos modernos, los tiranosaurios digerían los huesos de sus presas en el estómago (en lugar de regurgitarlos, como hacen los pájaros). Debido a que los elementos de los dos individuos de Citipes se encuentran en diferentes etapas de digestión, los investigadores pudieron concluir que el contenido del estómago del gorgosaurio representa dos comidas diferentes, ingeridas con horas o días de diferencia. La presencia de dos dinosaurios de la misma especie y edad en el contenido del estómago, ingeridos en diferentes momentos, sugiere que los caenagnátidos jóvenes pueden haber estado entre las presas preferidas de los gorgosaurios juveniles.

Este espécimen es el primero en proporcionar evidencia directa de que los gorgosaurios jóvenes tenían dietas diferentes a las de sus homólogos adultos. Según las marcas de dientes dejadas en los huesos, se sabe que los gorgosaurios adultos cazaban dinosaurios megaherbívoros, como los ceratopsianos (dinosaurios con cuernos) y los hadrosaurios (dinosaurios con pico de pato). Los gorgosaurios adultos usaban sus enormes cráneos y grandes dientes para capturar presas grandes, morder huesos y raspar y arrancar la carne de los cadáveres.

Sin embargo, los gorgosaurios juveniles no fueron creados para cazar presas tan grandes. Los juveniles eran delgados, con cráneos estrechos, dientes en forma de cuchillas y extremidades traseras largas y delgadas. Eran ideales para capturar y desmembrar presas pequeñas y jóvenes.

La evidencia sugiere que los tiranosaurios ocuparon diferentes nichos ecológicos a lo largo de su vida. A medida que los tiranosaurios jóvenes crecieron y maduraron, habrían pasado de cazar dinosaurios pequeños y jóvenes a cazar grandes herbívoros. Este cambio en la dieta probablemente comenzó alrededor de los 11 años, cuando los cráneos y dientes de los tiranosaurios comenzaron a volverse más robustos.

En los ecosistemas modernos, estas diferencias en la dieta proporcionan una ventaja competitiva al disminuir la competencia intraespecífica por los recursos. Por lo tanto, tal cambio puede haber permitido que los tiranosaurios juveniles y adultos coexistieran en el mismo ecosistema con conflictos reducidos. Ser capaz de ocupar diferentes nichos ecológicos durante su vida fue probablemente clave para el éxito evolutivo de los tiranosaurios como algunos de los terópodos carnívoros más grandes que jamás hayan caminado sobre la Tierra.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos