Opinión

Relaciones tóxicas II

Por Consuelo Molina Avilés

Érase una vez Juan y Bella, se conocieron en un antro, en ocasiones anteriores se habían topado aunque por comentarios de amigas evitaba conocerlo. Esa noche mientras sus amigas bailaban, un muy agradable aroma la envolvió ¿quién era este atractivo hombre que le hacía la plática?

En eso llegó Martha y sorprendida saludó a Juan, reclamando que no la reconociera; Bella se dio cuenta de que este príncipe no era sino aquella “bestia” que había evitado conocer.

Desde el principio hubo focos rojos que evitó ver, su forma de beber y su “encanto”… no le dio importancia, ya que al día siguiente, él era totalmente profesional y responsable.

Sin hacer el cuento largo, a partir de ese día no la dejó de buscar, supo dónde estaría ella la tarde siguiente y se presentó… Bella que estaba en una relación, optó por terminar con el otro personaje, de allí empezaron a correr los meses, muchos... no se separaban, aunque hubo varios ensayos.

Juan carismático encantador, adinerado, exitoso y espléndido, llenaba todas sus expectativas, los dos gustaban de divertirse, buenos lugares, buena mesa y buena cama. Cualidades que también serían sus defectos.

Algunos días después… primer golpe al corazón, Juan llegó a buscarla donde ella compartía con amigas, tomado y acompañado de una bruja que se presentaba como su novia, Bella terminó la relación, para a los pocos días que él le suplicara volver, volvieran. Así pasaron cuatro años en dónde ella anteponía lo que sí le gustaba de Juan, a los golpes al corazón, qué cada vez eran más.

Juan no sabía estar solo y en cuánto Bella se ocupaba en algo que no fuera él, buscaba compañía femenina para cubrir el vacío, claro, negándolo siempre todo.

“¿Pero qué te preocupa? decía, sí tu eres mi catedral, qué te importan las capillitas”. Bella se sentía decepcionada, engañada, él le hacía pensar que todo lo imaginaba, aunque era clarísimo, dudaba de sí misma, y lo prefería, antes que comprobar lo dañado y tóxico de su relación.

Cuando al fin eligió terminar definitivamente, sintió que moriría sin él. Había perdido demasiado tiempo de su vida deseando a su príncipe azul.

En lugar de hundirse en la pena y la rabia, supo que había llegado el momento de ser valiente y tomar decisiones.

Abandonó el palacio, buscó terapia, retomó su vida, amistades, volvió a idealizar el amor y a decepcionarse, se olvidó de los “fueron felices para siempre”, aprendió a vivir con ella misma…

¿Te has preguntado lo siguiente?

  • ¿Qué razón tienes de estar una relación tóxica?
  • ¿Qué beneficios obtienes?
  • ¿Cuál es tu miedo?

Tomar conciencia y aceptar que nuestra relación es tóxica, es el primer paso indispensable para empezar a recuperar nuestra vida, quien sí somos y lo que queremos… con trabajo personal lo podremos lograr.

Búscanos, nuestro modelo incluye diversidad de enfoques terapéuticos.

Consultorio C7 Salud Mental

Teléfonos de atención

+525521060923

+525519514858

Facebook: @c7saludmental

Instagram: @c7saludmental

Mail: c7saludmental@gmail.com

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último


Te recomendamos