Ofensiva contra la UNAM y el conocimiento

Los ataques del presidente en contra de la máxima casa de estudios de nuestro país es una amenaza a su autonomía

La Universidad Nacional Autónoma de México, es el lugar de estudio de más de 350 mil estudiantes en todo el país y es el centro de conocimiento y enseñanza más importante en muchos campos de investigación. Es una institución enorme, compleja y plural que impulsa el desarrollo y brinda miles de oportunidades de trabajo, cultura y formación.

Los ataques del presidente en contra de la máxima casa de estudios de nuestro país es una amenaza a su autonomía, denostar así a sus docentes, estudiantes y egresados es un atentado a la libertad de cátedra y expresión.

Es muy grave que el actual presidente lance una embestida en su contra y amenace su autogobierno, que quiera presionarla para favorecer su proyecto ideológico, como ocurrió durante la semana pasada.

No reconocer la pluralidad que existe en la UNAM, como en cualquier universidad y en todo México, demuestra su desprecio por la libertad de expresión y el pensamiento crítico. Es evidente que no tolera opiniones diferentes y que es absolutamente hostil a cualquiera que critique o quiera proponer soluciones distintas a los problemas del país.

El pretender desestabilizar el funcionamiento de la UNAM y la gobernabilidad del actual rector con ataques y señalamientos desde la silla presidencial es querer arrebatarle a los mexicanos uno de los centros de educación y conocimiento más importante. No debe sorprender que la “izquierda” quiera utilizar a la UNAM, no como una universidad, sino como centro propagandístico y de adoctrinamiento.

Es reprobable que atente en contra de la pluralidad y la autonomía de las universidades una y otra vez. No es la primera ocasión que el presidente arremete contra centros de educación, como el CIDE o el Conacyt e incluso persigue a investigadores y científicos.

Actualmente el gobierno no vela por el interés de todos los mexicanos, sino que nos busca dividir entre los leales y los desleales, entre buenos y malos, entre universitarios y no universitarios, siempre atacando, persiguiendo y destruyendo la pluralidad.

La autonomía de la UNAM que se obtuvo en 1929 sirve para proteger a los estudiantes, los profesores, los investigadores y todos sus miembros cuando hacen su labor y permite que mantengan opiniones independientes y libres, sin importar quién está en el gobierno, pues siempre se necesitan voces críticas para impedir autoritarismos y defender las libertades.

El fundador de Acción Nacional, Manuel Gómez Morín fue rector de la máxima casa de estudios en 1933 cuando recién adquirió su autonomía y la defendió siempre, así como lo ha hecho el partido que fundó.

Es inaceptable que se persiga a cualquiera que critique a este gobierno y reprobable que se pretenda desprestigiar y desarmar una institución que aporta a la vida pública de este país para crear un centro subyugado y avasallado a los intereses de un grupo ideológico.

La autonomía y la independencia tienen que ser protegidas siempre para asegurar que en México prevalezca la educación, el desarrollo y mejoramiento de todo el país. ¡Alto al autoritarismo! Al tiempo…

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último


Te recomendamos