Cuando las escuelas se vuelven infiernos

A Bárbara, su hijo de cuatro años que acude al centro educativo Concha de Villarreal, le contó lo que supuestamente les hacía eo maestro a su hijo.

“Que jugaban a la víbora negra, que estaban enfermos y que el maestro los iba a inyectar. Ya les realizaron los estudios correspondientes y ya nos dieron los resultados y por eso se procedió la demanda”, dijo la madre a el periódico EL UNIVERSAL.

Los casos de abuso sexual infantil van en aumento, esto debido a que nuestras niñas, niños y adolescentes, han optado por romper el silencio y denunciar a sus victimarios.

El abuso infantil aumentó, las cifras son brutales, el número de víctimas de violencia sexual entre 0 y 17 años aumentó de 5 mil 497 casos en 2020 a 7 mil 676 casos en 2021; un aumento de 39.6%, según información de Salud, Lesiones y Causas de Violencia, 2020-2021.

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), sostuvo que 7 mil 676 menores de 0 a 17 años recibieron atención en hospitales del país por violencia sexual; el 92.9% correspondió a mujeres, es decir 7 mil 132 niñas y adolescentes.

Ana (nombre ficticio) tiene 12 años, hace dos años su vida cambió debido al abuso sexual del cual fue objeto por el esposo de su tía, con quien la dejaban encargada mientras su mamá trabajar, luego de que su abuelita falleció, quien la cuidaba, y que debido a que por la pandemia las escuelas fueron cerradas.

Lo terrible es que lejos de disminuir los abusos sexuales infantiles van aumentado, y lo más lamentable es que no todos se denuncian. La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), señala que al menos 600 mil de los delitos sexuales que ocurren anualmente no son denunciados.

En 2021, la Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia (ODI) detectó a través de testimoniales recopilados que desde 2008 niñas y niños son víctimas de violencia sexual organizada en sus escuelas.

“Varios niños refieren que el abuso tomaba lugar en el marco de juegos. De manera consistente niños y niñas describen ser penetrados con jeringas con agua, con popotes o con papeles sucios, incluso manchados con excremento”, describe el informe de la ODI.

Es indispensable hablar con nuestros niños, niñas y adolescentes sobre el abuso sexual infantil a fin de prevenirlo, y de denunciarlo en caso de que llegue a suceder. En tanto que los padres deben creerles a sus hijas e hijos para romper con el silencio, pero sobre todo, con la impunidad con la que actúan los criminales.

En abril del año pasado y por unanimidad, el pleno del Senado de la República aprobó, por unanimidad, una reforma al Código Penal Federal para eliminar la prescripción de los delitos sexuales contra menores de 18 años y asegurar que estos ilícitos se puedan sancionar, sin que se extinga la responsabilidad penal por el transcurso del tiempo.

Aún falta mucho por hacer, y por ello desde la Comisión de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia del Senado, seguiremos trabajando a favor de nuestra infancia y adolescencia, porque la ley se aplique a los criminales, y porque la impunidad en casos de abuso sexual no sea el limitante para hacer justicia.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos