Opinión

Poca agua, ¿y contaminada?

El agua de lluvia ya no es potable en ninguna parte del mundo.

Independientemente de los graves problemas que está causando en las grandes ciudades del país la escasez de agua, se añade otro también muy importante que se relaciona con la calidad y pureza de este recurso no renovable. Si bien la falta de agua es hoy en día un fenómeno de notoria trascendencia negativa que hace crisis para la actividad de millones de personas, ahora la probabilidad de que el agua disponible se encuentre contaminada, encara la intervención puntual, inteligente y determinante de las autoridades de los tres órdenes de gobierno para dar la certeza a los habitantes de que no es así.

En este sentido, amables lectores, debemos destacar que el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) anunció recientemente que llevará a cabo estudios a escala nacional en acuíferos utilizados para el abastecimiento de agua potable, con el fin de detectar niveles de contaminación de materiales radiactivos que pudieran estar presentes en el agua que consumen las personas.

El organismo federal reconoce que no existe conocimiento suficiente sobre la condición radiológica del recurso hídrico en el país, debido a que no cuenta ni con el personal adecuado ni con laboratorios especializados en la materia y que para subsanar esto, adquirirá equipo especial para conocer el posible riesgo en la población por la concentración de elementos radiactivos naturales presentes en pozos de la red de abastecimiento de agua potable. Subraya asimismo el ININ que en la actualidad está bien documentado que la gran mayoría de problemas de salud relacionados con el agua se deben a contaminación por microorganismos y, en mucha menor medida, a contaminación química.

Sobre contaminación del agua por microorganismos, existe evidencia de un caso reciente que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) documentó hace poco en la presa Miguel Alemán, en el municipio de Valle de Bravo, Estado de México. La dependencia federal localizó en el agua de ese lugar materia fecal en grandes cantidades, lo que representa un riesgo para la salud comunitaria.

Otro caso inquietante que se debe resaltar, amables lectores, sobre contaminación acuífera es que incluso el agua de lluvia ya no es potable en ninguna parte del mundo. A esta conclusión llegaron investigadores de la Universidad de Estocolmo que encontraron presencia de sustancias tóxicas en este tipo de agua, producidas por actividad humana que se propagan en la atmósfera y pueden generar daños en la salud de las personas, tales como cáncer, infertilidad y aumento de colesterol.

Todos los casos mencionados anteriormente confirman que no hemos sido capaces de cuidar nuestro recurso hídrico y que por lo mismo enfrentamos situaciones no sólo de escasez de agua, sino de que esta se encuentre contaminada, situación que las autoridades deben atender con mucha eficiencia a través de presupuestos suficientes, pues entes que todo la salud de la población es primordial. Hasta la próxima, amables lectores.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos