Imágenes en riesgo

Imágenes en riesgo

Nada más actual que subir una fotografía a redes sociales para congelar un gran momento en la vida. Hacerla pública cierra el círculo, porque permite compartir la experiencia con familia y amigos, aunque no estuvieran ahí. Todo bien, hasta que alguien usa los datos de esa aplicación para obtener información o darle seguimiento a nuestras búsquedas en la red.

En temporadas de festejo, el flujo de imágenes y videos aumenta, lo mismo que la descarga de muchas aplicaciones que no son seguras.

Me podrán decir que las más conocidas cuentan con protección y que, además, dan aviso previo de que consientes el uso de tu información, pero muchas otras no y esas son las que hacen que rostros, fachadas, vehículos, entre otros elementos, puedan utilizarse para cometer un delito, suplantar al usuario real o emplear datos para fraudes.

En paralelo, compañías poco serias pueden emplear los historiales para bombardear de anuncios no deseados, entre otras cosas.

El principal peligro, que es la ventaja del delincuente, es que la víctima colabora desde el inicio y aporta datos que, de saber el riesgo, jamás pondría en el ciberespacio.

En ese camino, cualquier app que altere fotos, caras o agregue fondos, podría tratarse de una herramienta para robar datos o mantener supervisión de tus dispositivos hasta que por un descuido ingreses contraseñas, cuentas bancarias e información personal que sea usada para una extorsión.

Aparecer con cara de gatito o simular que estamos recorriendo Marte puede ser muy entretenido; solo que, si no se toman las precauciones debidas, caemos redondos en las manos de la ciberdelincuencia.

Antes de descargar alguna novedad, leamos antecedentes, referencias, políticas de uso de datos y mecanismos de seguridad. Las apps válidas los tendrán al día y las demás, bueno, ni acercarse.

Ya sé que leer instructivos es una recomendación de otra era, pero es indispensable para nuestro resguardo. Mucho de lo que está en la red, en las tiendas digitales, son carnadas digitales para engañar. Si queremos momentos inolvidables, antes de compartirlos, también hagámoslos momentos seguros.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos