Sombra de ilegalidad persigue a ministra Yasmín Esquivel

La senadora Kenia López responde a la pregunta: ¿El presunto plagio de tesis de Yasmín Esquivel pone en riesgo su credibilidad como ministra de la SCJN?

Sombra de ilegalidad persigue a ministra Yasmín Esquivel

La aspiración de la ministra Yasmín Esquivel a presidir la Suprema Corte de Justicia de la Nación pone al máximo tribunal en un grave conflicto, esto tras conocerse el plagio que habría realizado la jurista durante sus estudios universitarios para obtener su grado de licenciatura en Derecho.

A pesar de ello, la sombra de ilegalidad que pesa sobre sus aspiraciones parece no importarle al presidente López Obrador, quien en su conferencia mañanera ha expresado una y otra vez su apoyo incondicional a la ministra que ha votado a favor de sus caprichos.

El primer mandatario mexicano se ha dedicado a premiar a quienes piensan como él sin importar los graves errores que marquen sus trayectorias. Él lo ha dicho en reiteradas ocasiones, 10 por ciento experiencia y 90 por cierto lealtad.

Para ocupar su cargo, la ministra no debería estar de acuerdo con una transformación o un régimen, si no con seguir al pie de la letra los preceptos que marca la Constitución ya que esa es su verdadera encomienda.

Ya la Universidad Nacional Autónoma de México se ha manifestado al respecto y ha dicho que entre el trabajo presentado por el señor Báez y el de la ministra Esquivel, se encuentran evidentes coincidencias.

Luego de una comparación entre ambos textos, lo que queda claro es que además del contenido, los pies de página, conclusiones, fuentes bibliográficas y hasta los errores gramaticales, la ministra copió el trabajo de un alumno que se tituló un año y dos meses antes que ella.

Desde el Senado de México pedimos que se realice una investigación a fondo y expedita, que mientras se deslindan las responsabilidades correspondientes la ministra Esquivel se separe de su encargo, y en caso que se compruebe el plagio, renuncie.

Es urgente que en nuestro país se haga valer la Constitución y que los servidores públicos se rijan bajo los principios de legalidad y honorabilidad que demanda la sociedad y la ley. Además su actuar no se debe basar en los caprichos del gobernante en turno.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos