Diana Flores, la estrella del futuro

Como maquinaria de publicidad y mercadotecnia, la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) es un titán entre las otras ligas profesionales, que no se le acercan todavía en promoción y aficionado en el mundo.

Por eso cada Súper Tazón es un evento de atención mundial; considerado el espacio más caro, pero también el más rentable, para anunciar cualquier producto, estreno o servicio.

Un deporte de tanto contacto, una liga varonil, podría estar enfocada en aumentar su base de seguidores entre niños y jóvenes. Solo que parece haber tomado un rumbo distinto y fascinante a la vez.

El comercial de este año de la NFL, espacio que usa para fijar su visión a futuro, lo encabezó una de las mejores jugadoras de futbol bandera, campeona en todos los niveles, quien además es mexicana: la formidable Diana Flores.

Sugiero buscar el anuncio, por atractivo y divertido en su realización, para entender el rumbo que está tomando uno de los deportes más populares del planeta. Solo haré un resumen: las mujeres serán el futuro del futbol americano.

Creo que no hay narrativa que pudiera considerarse más reservada a lo masculino que la del emparrillado. Sus héroes legendarios, sus jugadas míticas y sus dramáticos finales, son parte de una cultura en la que no aparecían muchas mujeres en el campo.

Parece que no más. El futbol bandera es un deporte de crecimiento acelerado entre niñas y jóvenes que, además de leales aficionadas, son consumidoras de productos deportivos que antes eran dominados por sus pares varones.

Es decir, las mujeres corren, van al gimnasio, compiten en una duela, y recorren yardas, como cualquier otro atleta profesional o amateur.

Una estadística desmoralizante para cualquier sociedad es la deserción deportiva entre las niñas y adolescentes. En los Estados Unidos, una nación que ha hecho de los deportes parte de su cultura, miles de mujeres dejan de practicar una actividad deportiva organizada después de la preparatoria, porque ya no hay espacios, fomento o ligas profesionales sólidas.

Eso no detiene a miles de atletas que buscan un lugar olímpico o el deporte organizado como profesión, pero es difícil. La imagen de Diana Torres para encabezar un cambio podría ser la diferencia para millones que vienen detrás de ella.

Dudo que la NFL lo haya hecho solo por resaltar la igualdad, se trató de un movimiento calculado, sobre cifras y proyecciones, que buscan un mercado que existe y necesita detonar.

Esa es una buena noticia para las y los niños en general, para mujeres convencidas de que el deporte es su modo de vida y para los miles de puestos de trabajo que giran alrededor.

Para mí, lo más destacado es que confirma que no hay una sola actividad que una mujer no pueda hacer igual, o mejor, que un hombre, porque el talento habita en cualquier persona.

También es grato ver el triunfo de una mexicana en un evento tan importante. Su historia es un ejemplo de superación y vendrán muchos capítulos más que nos harán sentir orgullosos.

Como ingrediente adicional, marca el inicio -si se aprovecha- de un semillero de atletas que pueden competir en campos por todo el país. Y a los que se pueden sumar otras ligas (futbol, basquetbol) que necesitan promoción, apoyo e inversión privada y pública.

Aunque lo más importante es inculcar a nuestras niñas y jóvenes que todas puede aspirar a conquistar cualquier deporte, que ninguno está reservado, y que ahí está Diana Flores como referente.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos