Opinión

En sus marcas

Corcholatas

A pesar de que falta prácticamente un año para la elección presidencial y tres meses para que comience de manera formal el proceso electoral, hoy podemos hablar de que iniciaron las campañas y que incluso hay nombres de los semifinalistas.

Está claro que en Morena hay tres personajes quienes se perfilan como el candidato que abandere al partido en el poder. Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Adán Augusto López son los únicos que tienen posibilidades reales de ser elegidos como posibles sucesores de Andrés Manuel López Obrador.

Del lado de la oposición existe tres nombres que encabezan las posibilidades reales de ser candidatos: Xóchitl Gálvez, Santiago Creel y Enrique de la Madrid; son aquellos de quien más se habla y los más avanzados en su propia carrera dentro del Frente Amplio.

La irrupción de Xóchitl Gálvez en la competencia por la presidencia cambió el escenario de manera impensable. No se puede negar que su presencia vino a refrescar y abrió una posibilidad competitiva que no se veía en meses pasados. Es alentador observar que nada está dicho aún y que siempre hay imponderables en la política.

La autenticidad de su participación hizo que en medios de comunicación, encuestas y en el propio gobierno (encabezado por el mandatario federal) se hablara de manera inmediata sobre su candidatura. El reto más importante para ella será mantenerse durante los siguientes meses en el lugar que vino a ocupar de manera inesperada.

El proceso electoral 2024 será inédito, si bien los partidos políticos han acaparado a aquellos aspirantes que desean gobernar este país, la oposición presenta un proceso que nunca antes se había contemplado, las circunstancias son extraordinarias. No solo es la alianza de tres partidos políticos que fueron antagónicos, sino la incorporación de grupos organizados de la sociedad civil para trabajar en su proceso interno.

Todos los actores políticos se adelantaron, es cierto. Las campañas que no les llaman campañas transitan la ilegalidad, sin duda. Pero no se puede dejar de señalar que el proceso interno lo inició el presidente López Obrador y sus llamadas “corcholatas”, quienes desde hace un año decidieron quebrantar la ley, además con recursos públicos.

El desenlace está en el aire, quien piense que la victoria de Morena está asegurada no pareciera estar en lo correcto. El desgaste gubernamental, el adelantar su proceso interno, los pleitos de las corcholatas y su escaso carisma hacen que haya competencia, habrá que esperar, pero hoy todos aquellos que pueden, están en sus marcas.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos