Opinión

Entre spots de campaña

.

Mañana arrancan las campaña en el marco del proceso electoral más grande de la historia, no sólo por el número de cargos a elegir (más de 19 mil) sino por su compleja organización, ya que no sólo concurren los ámbitos local y federal. A ello sumémosle nuestro actual contexto violento de país, y justo me detengo en este punto: no por el hecho de que vayamos a estar plagados de spots publicitarios y anuncios de campaña debemos bajar la guardia y dejar de cuidarnos.

El crimen organizado está desplazando a las y los mexicanos a otros países. Sedó de lado la noticia de que las solicitudes de asilo presentadas por mexicanos hacia Estados Unidos se quintuplicaron, pasaron de 528 hasta 3,507según la base de datos del Departamento de Seguridad Nacional y Aduanas (CBP) a Ciudadanía e Inmigración (USCIS) del mismo país. Y algo similar acaba de pasar con Canadá: al momento de estar escribiendo estas líneas, Canadá emitió un comunicado manifestando que pedirá nuevamente visas a los ciudadanos de México, haciendo una excepción únicamente con quienes cuenten con visa para Estados Unidos. Según cifras oficiales, fueron más de 25,000 solicitudes de asilo las que se presentaron en 2023, y de ellas sólo de 3,000 han sido aprobadas, aproximadamente 2,500 fueron rechazadas y otras 28,000 siguen pendientes… Solicitudes que también se cuadriplicaron, si comparamos con 2022, donde se presentaron 7,500 solicitudes.

Las autoridades de los tres órdenes de gobierno están rebasadas: el crimen organizado se está apoderando del territorio nacional. Según el reporte Incidencia Delictiva del Fuero Común CNSP/38/15 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), al 20 de febrero, el año ha iniciado con 2,047 homicidios dolosos… Y en el ámbito político la violencia también ha arreciado, ya que se han cometido 14 asesinatos de candidatos en 57 días. Políticos de Morelos, Chiapas, Colimas, Zamora, Ciudad de México y Guerrero, de diversos partidos políticos y con el ímpetu de influir en la vida pública, fueron privados de la vida, en el marco de un sistema de justicia incapaz de brindar protección ante los recurrentes atentados y amenazas.

Esta vorágine ocurre como cada temporada de campaña “a lo mexicano”: espectaculares, souvenirs, lonas y mantas con los rostros de los aspirantes comienzan a invadir las calles, generando distracción, contaminación y estrés no sólo en el medio ambiente, no sólo de forma visual sino también auditiva. Según el medio de noticias adn40, 20, 360,081 spots electorales se traducen en 610, 802,430 segundos, 10, 180,041 minutos, 169,667 horas, 7,069 días, 19.4 años ininterrumpidos de spots durante la campaña electoral.

No es mi intención manifestar con lo anterior mi descontento con las campañas, dado que es una consecuencia natural y necesaria de la actividad política el que se difunda la plataforma electoral y propuestas para mejorar la situación de país, así como conocer a las y los candidatos, pero creo que cuando ya nuestras vidas están en riesgo la seguridad apremia y la consciencia deben ser prioridad. Es también tiempo de reflexión para emitir un voto informado y por los perfiles con mayor profesionalismo e inteligencia para desterrar las viejas prácticas que no han contribuido a erradicar los males de México. Es también tiempo para hacer que nuestra voz cuente, antes de que ese vacío sea llenado por quienes nosotros no queremos.

De nueva cuenta, el Informe Mundial anual de Human´s Right Watch, reveló que el 90% de los delitos quedan sin resolver, es decir, reina la impunidad. En seguridad y acceso a justicia, HRW menciona que los índices de delitos violentos se han disparado en México desde el inicio de la “guerra contra el narco” en 2006 y aún con una tasa de 2., 9 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2022, continúa siendo una de las más altas del mundo.

Es momento de actuar y tomar decisiones. Es ahora cuanto más se necesita el apoyo ciudadano ante la ineficacia gubernamental que se ha incrustado en cada administración. Urge que organizaciones integradas por académicos, intelectuales y personas comprometidas con las causas sociales, así como líderes y lideresas de todos los ámbitos (deporte, cultura y economía, etc.) ayuden e involucren a las y los ciudadanos en la verdadera búsqueda de la paz y progreso social. Aún estamos a tiempo para trazar el nuevo camino.

El crimen no se puede seguir mejor organizado que la ciudadanía. Al igual que lo manifesté en este distinguido espacio, hago un respetuoso atento a no bajar la guardia y mi más sentido pésame a las familias de las personas que han sido víctimas de este terrible violencia que tienen temblando a México.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos