Tecnología

Elon Musk contra los bots de Twitter, ¿una batalla perdida?

Musk considera que cerca del 20% de las cuentas en Twitter son falsas, lo que ha sido negado por la empresa y una piedra en la negociación

Cada día millones de usuarios de todo el mundo utilizan Twitter con diversos fines, desde mantenerse enterados minuto a minuto de las noticias más recientes, hasta enterarse de datos desconocidos e interesantes en extensos hilos de tuits. Sin embargo, existe un punto clave que ha sido una carta en la base de la pirámide de naipes en que se ha convertido la negociación por su venta: las cuentas falsas, o spammers, conocidas generalmente como bots. Y que, más allá de la venta de la red social, pone en duda la confiabilidad de los mensajes emitidos.

Elon Musk, multimillonario en el sector tecnológico y dueño de empresas como Tesla y Space X, ofreció comprar la empresa en abril pasado, sin embargo, esta negociación podría estar a punto de caerse debido a que Musk no cree en la palabra de Twitter de que sólo 5% de sus usuarios son bots, es decir, falsos.

Musk empezó a comprar acciones de Twitter en enero. El 14 de marzo, anunció una participación del 9.2% en la empresa. El 5 de abril, el consejero delegado de Twitter, Parag Agrawal, anunció que Musk se uniría al consejo de administración de Twitter, y lo calificó como un movimiento que haría que Twitter sea “más fuerte a largo plazo”. Sin embargo, tras la polémica suscitada, el 10 de abril Agrawal anunció que Musk había decidido no unirse al consejo.

El 21 de abril, Musk presentó un plan detallado para financiar la operación de 44 mil millones de dólares. Lo más importante es que Musk pagaría 21 mil millones de dólares de sus propios fondos, que provendrían en gran parte de la venta de sus participaciones en Tesla, y además pediría un préstamo de 13 mil millones de dólares contra sus participaciones en Tesla. Tras ver un plan de financiación concreto, el consejo de administración de Twitter aceptó la oferta de Musk el 25 de abril.

SAN FRANCISCO, CALIFORNIA - 27 DE ABRIL: En una vista aérea, se ve un cartel colocado en el exterior de la sede de Twitter el 27 de abril de 2022 en San Francisco, California. El multimillonario Elon Musk, director general de Tesla y Space X, llegó a un acuerdo para comprar la plataforma de medios sociales Twitter por 44.000 millones de dólares. (Foto de Justin Sullivan/Getty Images)

Musk considera que cerca del 20% de las cuentas en Twitter son falsas, lo que ha sido negado por la empresa. De acuerdo al informe “Impacto Global de Twitter”, la empresa tiene -hasta el cuarto trimestre del año 2020- (Q4) cerca de “192 millones de usuarios diarios activos monetizables (MDAU)”.

Twitter ha informado que menos del 5% de las cuentas son “bots”. Desde que se aceptó su oferta de compra de Twitter, Elon Musk ha cuestionado repetidamente estas estimaciones, desestimando incluso la respuesta pública del director general Parag Agrawal.

¿Por qué la gente discute sobre el porcentaje de cuentas de bots en Twitter?

“Como creadores de Botometer, una herramienta de detección de bots muy utilizada, nuestro grupo del Observatorio de Medios Sociales de la Universidad de Indiana lleva más de una década estudiando las cuentas no auténticas y la manipulación en los medios sociales. Trajimos al primer plano el concepto de “bot social” y estimamos por primera vez su prevalencia en Twitter en 2017″, comentann Filippo Menczer, profesor de Informática y Ciencias de la Computación de la Universidad de Indiana, y Kai-Cheng Yang, estudiante de doctorado en informática de la misma universidad, en un artículo publicado en el sitio especializado “The Conversation”.

Basándonos en nuestro conocimiento y experiencia, creemos que estimar el porcentaje de bots en Twitter se ha convertido en una tarea muy difícil, y debatir la exactitud de la estimación podría ser perder el punto”, añade Menczer.

“A través de BotAmp, una nueva herramienta de la familia Botometer que cualquier persona con una cuenta de Twitter puede utilizar, hemos descubierto que la presencia de la actividad automatizada no está distribuida uniformemente”, comenta Menczer. “Por ejemplo, la discusión sobre criptomonedas tiende a mostrar más actividad de bots que la discusión sobre gatos. Por lo tanto, que la prevalencia global sea del 5% o del 20% no supone una gran diferencia para los usuarios individuales; sus experiencias con estas cuentas dependen de a quién siguen y de los temas que les interesan”.

Pruebas recientes sugieren que las cuentas no auténticas podrían no ser las únicas responsables de la difusión de la desinformación, el discurso de odio, la polarización y la radicalización. Estos problemas suelen implicar a muchos usuarios humanos. El análisis de los autores de Botometer muestra que la desinformación sobre el COVID-19 fue difundida abiertamente tanto en Twitter como en Facebook por cuentas verificadas y de alto perfil.

Incluso si fuera posible estimar con precisión la prevalencia de las cuentas no auténticas, esto haría poco para resolver estos problemas. Un primer paso significativo sería reconocer la compleja naturaleza de estas cuestiones. Esto ayudará a las plataformas de medios sociales y a los responsables políticos a desarrollar respuestas significativas”, concluye Menczer.

LISTA: TIPOS DE BOTS

Los investigadores han descubierto diversos tipos de “cuentas no auténticas”, lo que dificulta la posibilidad de saber cuántos son y dónde están distribuidos, además de cómo enfrentarlos.

  • Cuentas falsas (fake). Son aquellas que se hacen pasar por personas.
  • Spammers: Las cuentas que producen en masa contenidos promocionales no solicitados.
  • Bots. Son cuentas controladas en parte por un software que pueden publicar contenidos o realizar interacciones sencillas, como retuitear, de forma automática. Existen dos tipos:
    • Bots maliciosos. Se utilizan para difundir información errónea, inflar la popularidad, exacerbar los conflictos mediante contenidos negativos e incendiarios, manipular las opiniones, influir en las elecciones, realizar fraudes financieros e interrumpir la comunicación.
    • Bots de servicio. Sin embargo, algunos bots pueden ser inofensivos o incluso útiles, por ejemplo, ayudando a difundir noticias, dando alertas de catástrofes y realizando investigaciones. Prohibir simplemente todos los bots no es lo mejor para los usuarios de las redes sociales.
  • Cuentas “cyborg”. Aquellas controladas tanto por algoritmos como por humanos. Del mismo modo, los spammers a veces publican contenidos legítimos para ocultar su actividad.

3 PREGUNTAS CON

Kai-Cheng Yang, estudiante de doctorado en informática, Universidad de Indiana y creador de Botometer.

Kai-Cheng Yang, estudiante de doctorado en informática, Universidad de Indiana y creador de Botometer.

Cuéntanos cómo surgió Botometer y BotAmp, ¿Qué experiencias has tenido y qué podemos aprender de este proyecto?

Una de las misiones de nuestro equipo en el Observatorio de Medios Sociales de la Universidad de Indiana (https://osome.iu.edu/) es estudiar a los actores no auténticos en línea y construir herramientas para contrarrestarlos. Uno de nuestros proyectos, Botometer, se creó para identificar cuentas de Twitter de tipo bot. El equipo pensó que podría ser útil para los usuarios de las redes sociales, los periodistas y los investigadores, así que lo pusimos a disposición del público. Aunque nos costó mucho esfuerzo mantener la herramienta en funcionamiento y accesible, nos resultó muy gratificante, ya que Botometer ha ayudado a decenas de miles de personas en los últimos cinco años. Durante este proceso, hemos aprendido que los usuarios de las redes sociales pueden ser muy vulnerables a diversas manipulaciones en línea y que necesitan ayuda para defenderse. Por eso seguiremos investigando en esta dirección.

¿Por qué es tan relevante el debate sobre los bots en Twitter?

Creo que la gente utiliza el término “bots” para referirse a diversos actores no auténticos, como cuentas automatizadas, cuentas falsas, trolls y spammers. Así que el debate va más allá de los bots y refleja las frustraciones, las preocupaciones y, a veces, los temores de la gente hacia estos actores manipuladores, que están totalmente justificados.

¿Cuál es el camino para empezar a controlar esta situación?

Creo que el control de la situación requiere un esfuerzo conjunto del público en general, de las plataformas de medios sociales y de los responsables políticos. Esto no es fácil de conseguir, por supuesto. Pero un amplio debate sobre el tema sería un muy buen punto de partida. En el debate, las distintas partes pueden expresar sus necesidades y preocupaciones, lo que nos permitiría aclarar el problema en su conjunto y empezar a encontrar soluciones.

También puedes ver:

Habitante ruso cuenta su historia de sobrevivencia después de ataque del ejército ucraniano

Tags

Lo Último

Te recomendamos