Un alto comandante del grupo sirio Jabhat Fateh al-Sham, conocido antes como Frente Al-Nusra, murió cerca de Alepo, mientras las conversaciones sobre la paz en Siria se realizan en medio de crecientes tensiones entre Moscú y Washington.

El grupo Jabhat Fateh al-Sham (Frente de la Conquista del Levante) dijo en su cuenta de Twitter que el comandante Abu Omar Sarakeb, , también conocido como Abu Hayer al Homs, murió en un ataque aéreo en la provincia de Alepo.

Frente Al-Nusra cambió su nombre al final del mes de julio, según los informes, cortando los lazos con la red extremista al-Qaeda al mismo tiempo.

Jabhat Fateh al-Sham, que tiene su fortaleza en la provincia de Idlib, es uno de los más poderosos grupos rebeldes yihadistas y ha estado luchando contra el gobierno sirio desde principios de 2012.

Según confirmaron fuentes militares, el ataque se produjo contra una reunión de jefes de al menos 15 de las organizaciones yihadistas que atacan desde hace más de mes la ciudad de Alepo, cabecera de la provincia de igual nombre.

Al Homs, de acuerdo con los datos publicados, es originario de la región siria de Idleb y desde Irak tenía contactos y coordinaciones operativas con Abu Bakr al Bagdadi, del Estado Islámico.

Los esfuerzos diplomáticos para construir un acuerdo de paz en Siria se están intensificando en Ginebra, luego de la llegada del secretario estadunidense de Estado, John Kerry, quien se reunirá este viernes con el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov.

Ambas partes han convenido que cualquier acuerdo implicaría una verdadera cesación del fuego y el acceso humanitario a las zonas del país más afectadas por el conflicto.

"Si un acuerdo puede ser alcanzado, queremos hacerlo con urgencia debido a la situación humanitaria. Sin embargo, hay que asegurarse de que sea un acuerdo efectivo", dijo un diplomático estadunidense.

"Si no podemos conseguir el tipo de acuerdo que queremos, abandonaremos este esfuerzo", añadió.

El acuerdo de cese de hostilidades negociado por Lavrov y Kerry en febrero se desplomó en cuestión de semanas, luego de que Washington acusara a las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Assad de violar el pacto.

Estados Unidos quiere asegurarse de que todo acuerdo garantice la salida de Bashar al-Assad, se detengan los bombardeos y se permita el acceso humanitario.

Rusia, por su parte, ha dicho que quiere asegurarse de que Washington separe a los grupos terroristas de los de la oposición en ciudades como Alepo, donde los enfrentamientos se han intensificado en los últimos meses.

TE RECOMENDAMOS: 

Comando de mujeres arrestadas en Francia por planear atentados

Comunidad internacional condena prueba nuclear de Corea de Norte

LO MÁS VISTO DE PUBLIMETRO TV