El Gobierno de la Ciudad de México debe aprovechar la construcción de la Línea 7 del Metrobús sobre Paseo de la Reforma para sacar al sistema Ecobici de la zona centro y llevar el servicio al norte de la capital, de manera que sirva de alimentador al transporte público.

Así lo consideraron algunos expertos en movilidad y funcionarios capitalino, aunque enfatizaron que primero se debe estudiar la posibilidad de llevar Ecobici, por ejemplo, a la zona de La Villa, en la delegación Gustavo A. Madero, donde pasa la Línea 6 del Metrobús y se realizan miles de viajes por turismo, escuelas, vivienda, entre otros.

Publimetro consultó al coordinador de Transporte Eficiente del Poder del Consumidor, Daniel Zamudio, sobre la viabilidad de extender Ecobici al norte de la Ciudad, a lo cual consideró que es posible y serviría para alimentar la Línea 7 del Metrobús o que viajes cortos se hagan en bicicleta.

“El sistema Ecobici, además de ayudar en la movilidad en viajes cortos, de ir mucho más rápido que el automóvil y ocupar menos espacio vial, también promueve la recuperación del espacio público e inhibe la inseguridad”, comentó Zamudio.

TE RECOMENDAMOS

Metrobús le queda a deber a ciclistas

AQUÍ PUEDES CHECAR EL MAPA DE ESTACIONES DE ECOBICI

Por ello remarcó que Ecobici no debe ser visto “como una forma de movilidad turística o recreativa, sino como un sistema alimentador al Metro y Metrobús”, por lo que “puede convertirse en un eslabón muy importante” del transporte público en la Ciudad de México.

Ecobici fue lanzado en febrero de 2010; a seis años de su implementación suma más de 450 cicloestaciones con casi siete mil bicicletas disponibles; el área de cobertura es de 32 kilómetros cuadrados en 42 colonias de las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo.

Ante el éxito de Ecobici, la subsecretaria de Planeación de la Secretaría de Movilidad, Laura Ballesteros, consideró que el sistema está en condiciones de “cumplir la mayoría de edad” y llevarlo a otras demarcaciones que no cuenta con bicicletas públicas.

“La Ecobici creo que está lista para cumplir la mayoría de edad y consolidarse como uno de los sistemas más importantes de movilidad para abonar a estos viajes intermodales”, es decir, que se hacen en más de un modo de transporte.

Viable, pero debe estudiarse

Este diario publicó la semana pasada que el Diagnóstico sobre el nivel de desempeño intermodal en los sistemas BRT de México, del Poder del Consumidor, coloca al Metrobús con una calificación global de 7.1 que lo pone en la segunda posición del país.

La avenida Paseo de la Reforma, por donde correrá la Línea 7 del Metrobús irá de Indios Verdes a la Fuente de Petróleos, sin embargo, la cobertura de Ecobici es de esta última terminal al Metro Hidalgo, pero de ahí en adelante no hay servicio de bicicleta pública.

Consultada al respecto, la directora del Centro de Transporte Sustentable Embarq, Adriana Lobo, dijo a Publimetro que se debe estudiar la factibilidad de incorporar la intermodalidad entre la bicicleta pública y el Metrobús.

Lo anterior debido a que de la Torre Bancomer al Metro Hidalgo, Reforma ya posee el esquema de calle completa, es decir, que hay espacio para peatones, ciclistas y automovilistas, por lo que se podría extender este modelo hacia el norte de esta avenida, en la Gustavo A. Madero.

“Tiene todo sentido que el proyecto considere cómo la gente se va a mover en bici”, dijo la directora de CTS-Embarq, quien además participó en la concepción de la Línea 1 del Metrobús sobre Insurgentes.

No obstante, atajó Adriana Lobo, la lógica del Metrobús y de Ecobici son diferentes, pues mientras el primero crece en corredores largos, el segundo modo de transporte se extiende por bloques continuos, por lo que pidió analizar si es posible crecer el sistema de bicis públicas en paralelo con Línea 7.

Una postura similar manifestó la presidenta de la Comisión de Movilidad de la Asamblea Legislativa, Francis Pirín, quien subrayó que debe estudiarse la expansión de la Ecobici para saber si captaría usuarios y si estas personas tendrían la infraestructura necesaria para transitar seguros.

“Hay lugares donde aunque lo necesitemos, no hay la infraestructura y no alcanza la infraestructura. Precisamente para prevenir accidentes necesitamos tener una infraestructura de primera línea. Estamos de acuerdo con la política pública de transporte no contaminante, pero tenemos qué hacer un estudio donde sí se requiere, dónde no, y si se puede”, refirió.