Entretenimiento

Lisa de Blackpink muestra su lado más sensual como bailarina de cabaret en París

La cantante de K-pop asombra con sus diferentes facetas abajo del escenario: pasa de la inocencia a ser una mujer atrevida.

La cantante y bailarina se vuelve descarada para los espectáculos nocturnos.

Lisa de Blackpink abrió el telón de su paso por el cabaret Crazy Horse en París, al compartir varias tomas asombrosas de su sexy y provocativa actuación que generó taquicardia a su fandom denominado Blinks.

La famosa integrante de la girl band de K-pop subió al escenario para cinco espectáculos en el famoso lugar durante la Semana de la Moda de París, donde interpretando varias canciones junto a las “Crazy Girls”.

La cantante y bailarina se vuelve descarada para los espectáculos nocturnos.

El Crazy Horse está considerado como el templo de la feminidad mitificada y las calientes noches parisinas. Se ha convertido convertido con el paso de los años en uno de los lugares imprescindibles de la capital francesa. A más de 50 años de su creación, el cabaret se reinventa constantemente en el inagotable tema de la sensualidad femenina.

También puede interesarte: Maryfer Centeno expone alarmantes mensajes que recibió de Sergio Andrade

Celebridades como Hugh Hefner, Christina Aguilera, Céline Dion y Mick Jagger, son solo algunos que han caído en la tentación del cabaret.

Lisa cumplió los cánones del Crazy Horse

Para conquistar los corazones de los espectadores, una mujer “Crazy” debe encarnar el canon de belleza en toda su esplendor. Estas divinas criaturas miden entre 1,68 y 1,72 metros de altura, balanceándose sobre piernas que representan dos tercios de la longitud de sus torsos, presumiendo un pecho orgulloso (¡y natural!) con 21 cm entre los dos picos, y un ombligo situado a 13 cm del pubis.

La cantante y bailarina se vuelve descarada para los espectáculos nocturnos.

Entre las “Reglas de Oro” para aspirar al estatus de “Crazy lady”, también se debe poseer una excelente formación en danza clásica, estar dotada de talento actoral, sofisticación y, sobre todo, tener una fuerte personalidad. Luego, las bailarinas visten un icónico traje, una verdadera firma del cabaret: una peluca morena o rubia al estilo bob, cuyo flequillo irradia determinación y un atractivo aire angelical-demoníaco, realzando sus rostros impecables. Sus labios están adornados con un apasionado lápiz labial rojo, y sus pies se deslizan con gracia en grandes tacones.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos