Entretenimiento

Helena Rojo sobre su nieto acusado por traficar con drogas: “Cada quien escoge su vida”

Uno de los nietos de la primera actriz quien falleció a los 79 años, está pagando condena en una cárcel de Perú acusado de tráfico de droga.

Es recordada por sus actuaciones en cine, radio y televisión. (Especial)

En el año 2019 se corrió como pólvora la noticia de la detención de uno de los nietos de Helena Rojo cuando intentaba salir del aeropuerto Jorge Chávez de Perú con 1 kilo 428 gramos de droga en su estómago.

Se trata de Alan Kaleb Pardo Maldonado quien permanece recluido en una cárcel del país maya pagando la pena de 4 años y 4 meses por tráfico de droga.

Para el momento del suceso, la familia alegaba que el joven quien además llegó a participar en algunos capítulos de “La rosa de Guadalupe”, estaba desaparecido y fue entonces cuando emprendieron un operativo para encontrarlo.

La detención la llevó a cabo la Dirección Antidrogas de Perú. Enseguida fue trasladado al Hospital Daniel Alcides Carrión, para extraerle los 50 dedos de cocaína, de haberse roto alguno, su salud habría corrido gran peligro.

Días más tarde, la jueza Liliana Malpartida sentención a Alan Kaleb a seis años ocho meses de prisión, se trató de la condena mínima que pudo obtener por el crimen cometido, pues el actor, que en ese momento tenía 26 años, se confesó culpable para que la pena fuera reducida.

Posteriormente Helena respondió a una entrevista de prensa y entre las interrogantes que le surgieron a la periodista para aquel momento, era el saber la postura que fijaba con respecto al proceso penal que enfrentaba su nieto.

La actriz, como siempre muy discreta y comedida pidió respeto y sólo se limitó en responder:

“Como ya había dicho antes, cada quien escoge su vida, y, aunque me duela, cada quien escoge su vida, (...) el tiempo pasa y las cosas pasan, lo único que no tiene remedio es la muerte, cuando pierdes a alguien y ya no hay más remedio, el tiempo pasa y el dolor baja”.

Por más insistente que quiso se la reportera Helena le reiteró:

“Yo soy esta persona que puede poner un refrigerador y no va a entrar nadie, lo único que te puedo decir es que agradezco el respeto”.

El nieto de Helena podría abandonar la prisión el 26 de mayo de 2026, luego de pagar una indemnización al Estado peruano de 2 mil 700 dólares; cuando cumpla su condena.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos