Jalisco

Se agrava crisis por el manejo de la basura en Guadalajara y alcaldes quieren quitar facultades a recolectora

Alcaldes metropolitanos lanzarán propuestas para modificar el esquema de disposición final de los residuos sólidos ante una situación que rápidamente escala y se complica

Evidencias muestras graves deficiencias en el manejo de los sitios de disposición final de la basura en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

El problema de la basura en la Zona Metropolitana de Guadalajara es una bomba de tiempo. Alcaldes metropolitanos lo reconocen y es varios de ellos presentarán propuestas en el corto plazo para atender este problema antes que la situación se salga de control y que ya da sus primeros visos.

Una de las ideas primordiales es quitar facultades a la empresa que tiene la concesión del servicio y que los municipios se conviertan en los órganos rectores de la disposición final de los residuos.

  • 5 mil toneladas de basura produce diariamente la Zona Metropolitana de Guadalajara

“En los siguientes días vamos a presentar nosotros un proyecto, ante la Junta de Coordinación Metropolitana donde nunca más el destino final (de los residuos sólidos) recaiga en una empresa privada. La cadena de custodia de la basura es pasar por una colonia, llevarse la basura doméstica, trasladarla a un vertedero, para que dicho vertedero le de un destino final armónico a las leyes y los reglamentos como vimos nosotros en el vertedero del Garraf en Barcelona, pero esto no sucede aquí”, expresó el alcalde Sergio Chávez de Tonalá, quien mencionó que el planteamiento concreto será que la disposición final sea una facultad total de los gobiernos municipales y del gobierno del Estado, que Chávez denominó como un “SIAPA para la basura”.

El SIAPA es un organismo intermunicipal de la Zona Metropolitana que coordina las acciones en materia de suministro de agua y drenaje.

Lo que el alcalde propone es que la recolección pueda seguir concesionada, pero el tema de la disposición final se quede en manos de las autoridades para evitar anomalías como ha ocurrido históricamente con Caabsa.

El pasado sábado fue clausurado el basurero de Matatlán por incumplimientos a las normas en materia ambiental.

Debido a los costos que implicará la compra de unidades de recolección, es que el servicio de momento no puede ser retomado por los ayuntamientos, pero sí lo que se haga cuando la basura llegue a los vertederos y rellenos sanitarios.

Desinterés en un adecuado manejo de la basura

La Norma Oficial Mexicana establece lineamientos en la operación de los residuos sólidos y, por ejemplo, obliga que la basura sea colocada en rellenos sanitarios, se cuente con chimeneas para la salida del metano, además de la instalación de celdas y geomembranas para evitar la fuga de lixiviados y que permeen al subsuelo.

Lo detectado recientemente con el cierre del basurero metropolitano de Los Laureles en El Salto y la reapertura del basurero de Matatlán revelan que no se cumple con esta normatividad, con los residuos a cielo abierto y con derrames incluso a cuerpos de agua como el río Santiago.

Una de las propuestas es que los municipios sean responsables de la disposición final de la basura para que se acaten las Normas Oficial Mexicanas.

Este sábado, el ayuntamiento de Tonalá realizó la clausura del 95% del basurero de Matatlán, que pese a no contar con permisos, era usado como sitio de disposición final de la basura, cuando sólo tenía permiso para trabajar como central de transferencia. La empresa Caabsa incumplió con sacar las 50 mil toneladas de desechos que había en el sitio y que estuvieron llevando desde noviembre pasado a la fecha.

Un solo basurero metropolitano

El presidente municipal de Guadalajara, Pablo Lemus, señaló que un problema metropolitano es que cada municipio cuenta con sus propios basureros, lo que complica que la revisión y regulación de estos vertederos.

“Desde mi punto de vista, es un error que haya tantos lugares de manejo de residuos en la zona metropolitana de Guadalajara. Hay demasiados, Tonalá con Matatlán, Ixtlahuacán, Juanacatlán, Zapopan… me parece que debemos adoptar las sanas prácticas que tienen otras ciudades, ejemplo Berlín que tiene solamente un relleno sanitario para toda su zona metropolitana. Aquí se había vislumbrado la posibilidad de hacerlo en Tala, que ustedes saben qué fue lo que sucedió, pero creo que debemos retomar esta situación”.

Lemus señaló que ninguno de los rellenos sanitarios en Guadalajara tienen una perspectiva de 20 a 30 años como en otras ciudades del mundo, sino apenas a dos o tres años. “Incluso es una perspectiva a cinco años en el caso de Picachos (a donde llega la basura de Zapopan y Guadalajara) y estos es muy poco para una ciudad en crecimiento y desarrollo como lo es el área metropolitana de Guadalajara”, concluyó el edil.

Varios alcaldes retoman la idea que debe de existir un solo basurero metropolitano.
Tags

Lo Último

Te recomendamos