¿Topes por reductores de velocidad?

Cuando un automovilista cruza un tope genera contaminación y gasto en combustible, por ello la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México busca sustituirlos por reductores de velocidad.

Por Omar Díaz

En la Ciudad de México comenzará la sustitución de topes por reductores de velocidad (Revos) con la finalidad de agilizar la circulación vehicular, mantener la seguridad para los peatones y evitar contaminación.

Esta semana, la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi) presentó su Programa Integral de Movilidad 2013-2018 que señala, entre otras cosas, que se busca regular la velocidad de los vehículos a través de la sustitución de 304 topes por Revos, los cuales se ubican principalmente cerca de escuelas y hospitales, favoreciendo con esto pasos y cruces seguros.

La Semovi explicó que los reductores de velocidad son dispositivos para el control de tránsito cuyo objetivo es regular las velocidades de los automóviles sin detenerlos y evitar daños a sus ocupantes y a los transeúntes cuando circulan a velocidades superiores a aquellas para las que está diseñada la vía. Con esta regulación, se propicia la circulación de los automóviles a una velocidad moderada, se amplía la visión del conductor, se evita que los autos se detengan por completo como ocurre con loe topes y se proporciona mayor seguridad, especialmente en los cruceros peatonales.

Subrayó que con la implementación de Revos en vías primarias se busca reducir los hechos de tránsito y su gravedad, sin provocar congestión vehicular y contaminación al ambiente. De igual manera, la regulación de la velocidad es un elemento primordial para que las calles sean espacios seguros y confortables que incentiven la convivencia entre la población y permitan el desplazamiento autónomo de las personas más vulnerables a sufrir un atropellamiento, como lo son: niños, ancianos, personas con discapacidad y usuarios con movilidad limitada.

topeinternet300x-3ad7de40ca9cb11cd39dccebb7ee5db1.jpg

El diseño de los reductores de velocidad evitará que los vehículos tengan que frenar para reiniciar su marcha (maniobra que provoca contaminación), también permitirá que los automóviles circulen a una velocidad constante, pero sobre todo dentro de los límites establecidos por el Reglamento de Tránsito.

Existen cuatro tipos de reductores de velocidad: Sinusoidal (forma curva), trapezoidal (forma plana), vado y de forma circular.

Hasta el momento, se ha llevado a cabo la sustitución de 26 topes por Revos: dos trapezoidales en la zona de Santa Fe, 16 en Tezontle y ocho en La Viga, los cuales abarcan a las delegaciones Cuajimalpa, Iztapalapa, Iztacalco y Coyoacán.

“El objetivo es contar con dispositivos que controlen la velocidad de los vehículos y favorezcan la seguridad de transeúntes, primordialmente en sus desplazamientos en los entornos de centros educativos y hospitales, identificando los cruces y pasos peatonales que requieren intervención, sin que esto represente un aumento en los índices de contaminación derivado del proceso de frenado total que generalmente se produce cuando los vehículos pasan sobre un tope”, comentó la Semovi.

Cabe recordar, que hace unos meses, la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (Seciti) de la Ciudad de México realizó un estudio en el que señalan que pasar los miles de topes que se encuentran en vialidades primarias y secundarias de la capital del país incrementa hasta en 900 por ciento la emisión de contaminantes, además de que generan fuertes pérdidas económicas y podría causar o potenciar enfermedades como el asma.

Según estimaciones de la dependencia capitalina, en la Ciudad de México hay más de 30 mil topes, y pasar uno de ellos representa un gasto de 10 mililitros de gasolina, es decir, 10 centavos.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo