La Copa del Mundo llega a Guadalajara

El sueño de millones de personas estará en tres ciudades de México para que miles de aficionados puedan verla de cerca y tomarse fotografías junto al trofeo

Por César Huerta

Seis kilogramos de oro que el planeta entero sueña con tener en sus manos. Es el trofeo de la Copa del Mundo, la ilusión máxima de este planeta y se encuentra de visita en México. Este lunes, llegó a su primera escala: Guadalajara, donde el martes podrá ser apreciado, pero no tocado, por miles de aficionados.

'Ese gol es de todo el equipo del 86': Manuel Negrete

Gol de Manuel Negrete fue votado como el mejor en la historia de los Mundiales

A las 11:00 horas, el avión que transporta la Copa del Mundo por todo el planeta tocó tierra mexicana. En la ceremonia de recepción estuvieron presentes Decio de María, presidente de la Femexfut, Jorge Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco y Jorge Valdano, único autorizado para tocar el trofeo, pues lo ganó como jugador en 1986.

“Hablar de la Copa del Mundo es hablar de lo máximo que existe en el futbol. Yo les decía en el avión a los ilustres visitantes que me pasé 30 años soñando con levantarla y me he pasado 30 años recordando el día que la levanté. O sea que la Copa del Mundo ocupa un lugar preferente en mi vida y posiblemente en la vida de cualquiera que quiera al futbol”, explicó el argentino.

“Porque soñar con la Copa del Mundo es algo normal, es algo natural, es un sueño que le pertenece a millones de niños en el mundo entero. Y además es un sueño en donde cabe todo un país. No hace falta ser jugador de futbol para soñar que uno puede ganar la Copa del Mundo. Cuando se gana la Copa del Mundo, un país entero disfruta de ese momento y los jugadores lógicamente se emocionan como con ninguna otra cosa porque en el campeonato del mundo no se juega con una camiseta de futbol, se juega con una bandera y eso tiene un poder de identidad que es realmente extraordinario”, agregó el también llamado “Filósofo del futbol”.

Jorge Valdano se proclamó campeón del mundo el 29 de junio de 1986. Marcó el segundo gol de Argentina, en la victoria por 3-2 sobre Alemania. La imagen es imborrable en su mente. “Antonio Rosique (comentarista de TV Azteca) cuando cumplimos 30 años del Mundial que ganamos, me llevó al Estadio Azteca y el recuerdo me hizo llorar. Y eso que soy un tipo más bien serio, que no llora nunca, pero aquel día eso me tocó algo en lo más profundo, que tiene que ver con la vocación, con la sensación del deber cumplido que uno siente cuando levanta una copa y estar representando nada menos que a un país”, recordó.

Y antes de terminar su intervención en la ceremonia de recepción del trofeo, expresa sus buenos deseos para el país donde se coronó. “El recuerdo no es una cuestión menor, el recuerdo forma parte de la memoria y la memoria son palabras mayores. Yo siempre digo que levantar la Copa del Mundo me hizo un poquito más feliz el resto de mi vida y quiero desearles que  algún día México como país, tenga el honor, el orgullo, pero sobre todo la satisfacción de sentirse un poco más feliz el resto de su vida, levantando una Copa del Mundo, que ayude a todos a unirse alrededor de este extraordinario objetivo, que tiene un poder simbólico incomparable”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo