Destacado TV

La lucha por la supervivencia del burro mexicano en la era tecnológica

Tras siglos de ayuda en las tareas de tiro, la progresiva transformación tecnológica lo arrinconó hasta reducir su población

Por EFE

El burro mexicano no pasa por su mejor momento: tras siglos de ayuda en las tareas de tiro, la progresiva transformación tecnológica lo arrinconó hasta reducir su población a poco más de 300 mil ejemplares y ponerlo en peligro de extinción.

Osita huérfana se recupera y ahora tiene amigos

Las actividades humanas, como la explotación forestal, son la principal razón por la que ositos como Masha quedan huérfanos

"Con la modernidad, con los vehículos automotores de labranza de la tierra, ha perdido total sustentabilidad y uso el asno mexicano", explicó a Efe Germán Flores, colaborador, desde su fundación de la Asociación Mexicana Burrolandia México.

Flores sostuvo que el asno fue de vital ayuda para el desarrollo de México desde su llegada en 1521 y hubo un momento en que cada familia de campesinos tuvo el suyo, como lo que es ahora tener un vehículo.

PAULATINA DESAPARICIÓN

La población del burro mexicano en 1991 era de 1.5 millones de ejemplares, según la consultora Investigación y Desarrollo y, en el último registro oficial, que data de 2007, el censo no pasó de los 585 mil asnos.

Burro mexicano EFE/ José Méndez

Ahora, 13 años después, Flores aseguró que quedan en el país poco más de 300 mil. "Investigamos con autoridades como el Instituto Nacional de Geografía (Inegi) y por cuenta propia con autoridades del municipio de aquí, de Otumba (cerca de Ciudad de México), que es nombrada la cuna del burro", sostuvo.

Otumba es el epicentro del asno en México cada mayo, mes en el que desde hace 55 años se celebra la Feria del Burro. Además, desde 2006, la asociación defensora de esta especie en el país instaló allí el santuario Burrolandia, irónicamente al lado del Museo del Ferrocarril, vehículo que inició el declive de este equino.

UN REFUGIO EN MÉXICO

El santuario acoge en la actualidad a 50 animales, que se desglosan en 42 burros de diferentes razas y 8 caballos, rescatados de situaciones de maltrato, de las puertas del matadero o simplemente adquiridos a propietarios que se querían deshacer de ellos.

Los responsables del parque están pendientes de los animales las 24 horas del día y les proporcionan tanto alimentos como atención médica.

El costo mensual de mantener a ese medio centenar de equinos es de unos 60 mil pesos mexicanos (unos 3 mil 220 dólares), aseguró Flores, un monto al que la asociación tiene que hacer frente sin ayudas gubernamentales.

El centro abre al público los fines de semana y, además del pequeño donativo de entrada, que cuesta 70 pesos (alrededor de 3 mil 75 dólares), tiene varias opciones de ocio dentro del parque para aumentar su consumo, como actividades en el comedor, un pequeño museo o paseos en automóviles clásicos.

Burro mexicano EFE/ José Méndez

"Hacemos paseos turísticos (por Otumba) para financiarnos, y compramos y vendemos vehículos automotores", relató también Flores. Los vehículos de segunda mano con los que hacen negocio se pueden ver por todas las orillas del parque.

Flores explicó que para hacer el santuario completamente sostenible económicamente y no depender de la monetización de esas otras actividades, necesitaría rondar los mil visitantes al mes, por los 500 que acoge en la actualidad.

AYUDAS DE LA SOCIEDAD

Además de esos ingresos, perciben otras ayudas como el bagazo cervecero de algunas cerveceras de la capital, que sirve de alimento para los animales, y la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo envía allí algunos estudiantes de grados como veterinaria o contabilidad a hacer su servicio social (prácticas universitarias).

Perder al burro mexicano, se lamentó Flores, supondría una "tristeza" porque para los otumbenses "el burro significa un amigo".

La situación de olvido del asno no es exclusiva de México, por lo que alrededor del mundo existen otros santuarios similares al de Otumba. Es el caso del Donkey Sanctuary, en Reino Unido, o de Burrolandia en España, situado en Tres Cantos, al norte de Madrid.

Flores reveló que desde Burrolandia México tienen contacto con algunos de esos centros "para intercambiar experiencias y de esa manera lograr bienestar hacia el burro".

Te recomendamos:

Los cerdos, aliados estratégicos de la energía renovable en Brasil

El excremento ha adquirido un nuevo valor gracias al gas que produce por la descomposición de materia orgánica

Loading...
Revisa el siguiente artículo