McKenna Grace, la actriz que roba corazones en el cine

La pequeña es considerada un prodigio en la actuación y a sus 11 años tiene una larga trayectoria en el cine y la televisión; la actriz llega este fin de semana a la cartelera con la cinta Un don excepcional junto a Chris Evans

Por Gabriela Acosta

A los 6 años comenzó su carrera en la televisión, a partir de ese momento McKenna Grace llamó la atención de productores y directores en Hollywood.

Actualmente tiene 11 años y contabiliza más de 40 títulos en la pantalla grande y chica.

En cada proyecto se roba los corazones, y recientemente la vimos en la cinta Como ser un latin lover con Eugenio Derbez.

La actriz estadounidense estrena Un don excepcional junto a Chris Evans, en la que atrapa las miradas por la fuerza de su interpretación.

¿Qué tanto te pareces a Mary?

– La verdad, yo no sé hacer un cálculo tan complicado o estar en la universidad, pero no soy mala para las matemáticas (risas).

Mary y yo tenemos algunas cosas en común, porque nos gusta aprender, reír y jugar. Lo importante es que tiene muchas emociones y ganas de hacer cosas.

A diferencia de los adultos, ¿cómo vives este trabajo?

– Me gusta mucho este trabajo, sobre todo lo que hago desde los 6 años. Sigo con mis tareas escolares, eso no lo voy a dejar, pero sé que si quiero seguir en esta profesión debo ser muy aplicada.

Para Un don excepcional revisé muchas películas o libros de niños genios, me gusta estudiar el guión para adentrarme en las emociones. Me divierto con mi trabajo, pero también lo tomo en serio.

Uno de mis secretos para memorizar es convertir los diálogos en canciones, en eso me ayuda mi mamá, ella me ayuda a recordar todo.

 

¿Cómo haces para no olvidar que eres una niña?

– ¡Soy una niña!, lo único que me hace “adulto” es ser responsable en el trabajo.

Me gusta jugar con mis amigos, ir al cine, tocar piano y cantar.

Muchos me dicen que soy una adulta, pero la verdad disfruto todo y lo mejor es que mis compañeros en las cintas, siempre se convierten en mis amigos.

 

¿Cómo te llevaste con Chris Evans?

-Es mi superhéroe, porque tiene un gran corazón y tuvimos una conexión inmediata.

En el rodaje y fuera del rodaje, siempre estábamos cantando y eso hizo más fácil el trabajo. Además, imagina trabajar con mi superhéroe favorito: el Capitán América, porque yo lo amaba de que trabajara con él.

En el set lucía muy concentrado, y en ocasiones se sentaba conmigo y me ayudaba con el guión. Me gustó mucho que me tratara de esa manera, aunque sí intentaba no decir groserías a mi alrededor (risas).

¿Te has sentido como una niña genio?

-Mmmmm… creo que no. Soy una niña normal con un trabajo un poco peculiar.

Obviamente es más difícil salir a la calle, pero mi mamá se encarga de que no olvide que soy una niña con obligaciones en la escuela y la casa. Adoro mis mascotas y soy muy tranquila.

Me gusta mucho leer, no tengo hermanos pero eso no indica que no pueda divertirme.

¿Te da miedo como crecer muy rápido?

-Sé que muchos niños actores han tenido problemas al crecer, incluso muchos ya no pudieron tener más papeles en el cine. No sé que pasará en el futuro, por el momento me toca disfrutar esta etapa.

Lo único que sé, es que estoy enamorada de esta carrera y no haría nada para perder lo que vivo en cada proyecto.

 

¿Qué es lo bueno o malo de ser una estrella de Hollywood?

-He aprendido a ser muy amable con todos. De repente se te acerca la gente o los medios, antes me asustaba un poco, pero ahora sé que es parte de mi labor como actriz.

No sufro de bullying o acoso, y todo lo hago de corazón. Me gusta que las películas tengan ese poder
de hacer sentir bien a la gente, que sean felices. De alguna manera, el ver un filme te hace sentir acompañado.

 

¿Apoyas a asociaciones de protección de animales?

-Estoy enterada de lo que hace PETA, y otras asociaciones que protegen a los animales.

En Un don excepcional tengo a Fred, que sufrió violencia y perdió un ojo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo