Horacio Villalobos le da gracias a Dios

Después de casi dos años de éxito con Un acto de Dios, ahora Horacio Villalobos le apostará a Los chicos de la banda, por puro gusto

Por Christian García

El actor y productor Horacio Villalobos prestará de nuevo su ser para interpretar el papel de Dios en la penúltima representación de Un acto de Dios, la cual llegará al Auditorio Pabellón M este miércoles 5 de junio.

Villalobos explicó a Publimetro que sólo Monterrey y Tijuana tendrán la oportunidad de ver esta puesta en escena por última vez, ya que por el momento cierra el ciclo.

“Mucha gente que va a ver la obra se da cuenta que no es lo que esperaban y salen mucho más contentos de como llegaron, es algo muy mágico, contundente, la respuesta ha sido muy buena y el común denominador ha sido ese: no era lo que me esperaba”, compartió en entrevista.

“Es un platillo muy apetecible para cualquier actor hacer esta obra, pero no a todo mundo le va, tienes que tener conocimiento de conducción, haber hecho teatro de cabaret, preparación como actor y una personalidad conocida”, resaltó Horacio.

Al preguntarle si la gente ha reaccionado de manera negativa por interpretar un papel tan importante, explicó: “No puedo saber qué espera la gente de mí, o qué imagen tienen de mí, yo he tratado —tratado porque no siempre lo he logrado— ser congruente con lo que decido ser y lo que se obtiene, y la única manera de hacer teatro es hacer una obra por la que matarías, si no la verdad no la hagas porque los dioses del teatro son muy celosos y crueles, y esta obra me fascina, la amo, me ha hecho crecer muchísimo, es divertidísima, es contundente y tiene un mensaje muy poderoso, y por eso la hago”.

¿Y qué viene después de estas últimas funciones?

“Bueno pues acabo de comprar los derechos de Los Chicos de la banda, y yo hago a Michael, el dueño de la casa. Creo que es interesante porque es una obra con nueve estelares, quizás hay algunos papeles más chiquitos, pero todos son importantes”.

“Nos ha costado trabajo, porque si esta obra se monta mal puede ser una jotería nada más, donde sólo se están bufando y se gritan el precio; si se monta bien es un manifiesto, como está montada en Broadway, porque es una comedia pero con toda la seriedad, y se debe tratar con toda la seriedad del mundo”, agregó.

Respecto a qué llega a tener de especial este texto de Mart Crowley estrenado en 1968, en Broadway y adaptado en 1970 por William Friedkin para el cine, respondió: “Cuando yo era niño se montó en México, y años después un tío mío me contó que él ayudó a que no les cerraran el Teatro Insurgentes, y cuando hablaban de las obras gay que marcaron un antes y después en la sociedad mexicana nombraban dos: Los Chicos de la banda y Un corazón normal, lo cual me dio mucho orgullo y siempre defenderé los derechos de todas las personas y ahí dije ‘yo la quiero montar’”.

En esta nueva obra participarán los actores Juan Ríos, Carlo Guerra, Manuel Conde, Pedro Mira, Constantino Morán, Alfonso Soto y siguen en la búsqueda de dos actores más para estrenar en octubre, bajo la dirección de Pilar Oliver y Horacio como productor.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo