logo
/ Instagram: alexoficial / Instagram: alexoficial
Entretenimiento 04/05/2021

Alejandro Fernández posa como abuelo por primera vez con Cayetana

El Potrillo enternece a sus seguidores con sus primeras fotos con su nieta

Ser abuelo es una de las bendiciones más grandes de la vida. El transmitirle amor de padre a los hijos de tus hijos es un sentimiento inigualable para los que lo son. Y serlo por primera vez es sumamente emocionante. Así lo vive Alejandro Fernández, debutando con Cayetana, hija de Camila.

La nieta de El Potrillo nació el 14 de marzo y cambió las vidas de sus padres y sus abuelos, incluyendo a América Guinart, exesposa de Alex y madre de Camila Fernández, quien no perdió tiempo para publicar su primera foto con la princesa a pocos días de nacida.

Alejandro Fernández, por su parte, habló de su nueva etapa como abuelo con Raúl de Molina en el programa ‘El Gordo y la Flaca’: “Con la niña, pues ¿Qué te digo? Voy a su casa, la agarro. No hace nada más que comer y dormir, la agarro tres horas y me quedo viéndola, disfrutándola. Espero el momento en que ya pueda caminar y poder hablar, para empezarla a maleducar, que esa va a ser mi tarea”.

Este lunes 3 de mayo, El Potrillo compartió sus primeras fotos con Cayetana, cargándola de forma muy tierna y dedicándole unas hermosas palabras que cautivaron a sus casi tres millones de seguidores en Instagram: “La dueña de todas la serenatas que me queden por dar. Bendecido”.

Alejandro Fernández, un abuelo en forma

Pocos hombres de 50 años pueden lucir físicamente como El Potrillo. En pleno quinto piso, Alejandro Fernández puede presumir su figura, con un abdomen marcado y músculos definidos para el deleite de sus fieles fanáticas.

Con motivo de su cumpleaños número 50, cumplidos el pasado 24 de abril, Alejandro compartió una fotografía suya sin playera, presumiendo su figura definida a pesar de su edad. “Una de las claves de la vida, creo yo, es sentirse bien contigo mismo. Sea con tu trabajo, con tu alimentación, o con algún pasatiempo, siempre debes de escucharte y de procurarte”, explicó.

Agregó que se siente mejor que nunca: “Le doy gracias a Dios y a la vida por permitirme seguir creciendo y por darme la salud y la fuerza necesaria para disfrutar lo que me queda de camino. Hoy, a mis 50 años, me siento mejor que nunca”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: