logo
/ Instagram / Instagram
Entretenimiento 06/07/2021

El error que cometieron los guionistas de “The Good Doctor” al abordar la anorexia en la serie

“The Good Doctor” ha presentado todo tipo de enfermedades y trastornos, y la anorexia no se quedó atrás.

Las producciones destinadas al cine y la televisión suelen tomarse ciertas libertades a la hora de escribir los guiones, en especial cuando se trata del género de ficción. Pero al tratarse de un drama médico como “The Good Doctor” es de esperarse que se mantengan apegados a la realidad lo más que se pueda. Sin embargo, al tratar el tema de la anorexia dentro de la historia, el resultado no fue tan realista como se esperaría.

The Good Doctor se ha caracterizado por ser una drama médico de corte diferente a los demás que se han presentado a lo largo de los años como E.R. y Grey’s Anatomy que están más orientados al romance. Y si bien esta serie también tiene varios detalles de relaciones personales, su brillo principal cae en los casos médicos y cómo los abordan de manera diferente. Sin embargo, con el tema de la anorexia se descuidaron un poco.

El caso de anorexia en The Good Doctor

Cuando se trata de un tema delicado como los trastornos de la alimentación, es importante investigar mucho y hacer que la representación sea lo más precisa posible, e incluso con todo esto considerado, la experiencia de cada persona en relación a su enfermedad puede diferir enormemente de los demás. 

Uno de estos trastornos, la anorexia nerviosa, se representa en The Good Doctor en el quinto episodio de la segunda temporada donde una paciente llamada Louisa sufre de un problema cardíaco potencialmente mortal.

Según reseña el portal Looper, muchos pacientes con anorexia mueren de problemas cardíacos, y en este episodio, Louisa sufre de regurgitación de la válvula mitral, que puede ocurrir en personas con trastornos de la alimentación que pierden demasiada masa muscular en sus corazones. Con el fin de sobrevivir a la cirugía que puede salvar su vida ante este problema, ella necesita aumentar de peso.

Tomando en cuenta estos detalles, The Good Doctor parece bastante preciso al mostrar los efectos potenciales de un trastorno con una tasa de mortalidad de hasta el 5 por ciento, lo que la convierte en la más mortal de todas las enfermedades mentales. Pero pese a la gran fidelidad que han abordado con otros problemas de salud, hubo un pequeño detalle que a los guionistas se les fue de las manos en este caso.

El error de los guionistas con la anorexia en la serie

El miedo patológico y evitar aumentar de peso son ambos parte de los criterios de diagnóstico para la anorexia. La misma enfermedad que causó el problema cardíaco de Louisa en primer lugar también es lo que le impide estar en forma para el tratamiento. Y si bien el equipo de médicos intenta ayudarla a ganar el peso necesario a través de la sonda de alimentación, al final no tienen éxito.

Seguidamente, los guionistas de The Good Doctor alteran un poco la realidad cuando abordan el tratamiento que propone Shaun para intentar salvar la vida de la paciente: una intervención neuroquirúrgica conocida como estimulación cerebral profunda (o DBS por sus siglas en inglés), en la parte del cerebro de Louisa que controla el hambre. 

Y si bien al final del episodio el tratamiento parece tener éxito, no es del todo realista ya que si se utilizara para la anorexia, se habría dirigido a las áreas involucradas en la compulsividad en lugar de simplemente concentrarse en el área que estimula el hambre. Una visión sobresimplificada de la anorexia nerviosa la pinta como un problema de hambre cuando es más exactamente un trastorno compulsivo.

Además, el tratamiento solo está aprobado para trastornos del movimiento y condiciones relacionadas, sobre todo la enfermedad de Parkinson. No habría sido una opción disponible en un entorno hospitalario regular, no importa cuán convincente sea un argumento que cualquier médico pueda hacer o cuán desesperado sería el caso del paciente de otra manera.

Te recomendamos en video