logo
/ @bbcfleabag / @bbcfleabag
Entretenimiento 16/07/2021

Fleabag: Conoce las diferencias de entre la serie de televisión y la obra de teatro

A pesar que en esencia la historia es la misma, la adaptación de “Fleabag” al teatro guarda ciertas diferencias con su versión televisiva.

“Fleabag” ha sido todo un éxito desde que debutó en televisión hasta que fue absorbida por el servicio de streaming de Amazon Prime. Sin embargo, algo que muchas personas quizá desconozcan es que este éxito está basado en una obra de teatro creada por Phoebe Waller-Bridge quien no solo hizo la adaptación a la serie sino que también fue la protagonista.

Pero a pesar que tanto la serie como la obra de teatro fueron escritas y actuadas por la misma persona, hay una variedad de diferencias entre un formato y otro.

Diferencias entre la obra de teatro y la serie de Fleabag

La historia central es la misma que en la serie de televisión

Ya sea que se trate de las citas a las que Fleabag asiste, las interacciones que tiene con su familia o el dolor y la culpa subyacente que siente por la muerte de Boo, no habrá muchos giros sorprendentes para aquellos que ya han visto la serie.

“Después del programa de televisión, la obra se sintió como ir a una galería y mirar los cuadernos de bocetos del artista”, dijo Kate Wyver al diario The Guardian. “La obra está mucho más desarrollada, por lo que no puede evitar sentirse un poco decepcionante”.

No existe el sacerdote sexy

La segunda temporada de Fleabag se centró en la relación del personaje principal con un sacerdote, interpretado por Andrew Scott. La relación de la pareja fue el foco del escrutinio de los fans y críticos por igual.

“La verdadera base [de la segunda temporada] estaba ligada a la idea de la religión”, dijo Waller-Bridge al portal BBC News. “Estaba empezando a escribir chistes sobre perspectivas sobre la fe cristiana y el catolicismo, y eso se plasmó en la serie. Me gustó la idea de que Fleabag consiguiera una pareja en alguien con la misma inteligencia e ingenio que ella tiene y que lleva una vida completamente diferente”.

Sin embargo, el sacerdote sexy no se ve por ningún lado en la obra de teatro. Mientras que algunos chistes y tramas de la obra aparecen a través de la segunda temporada, la historia central que involucra al sacerdote era completamente nueva y escrita específicamente para la televisión.

La puesta en escena es casi inexistente en la obra de Fleabag

Un monólogo es un evento bastante raro, particularmente en un gran espacio teatral, y su éxito depende de una actuación poderosa de un solo actor.

La crítica Holly Williams comentó sobre esto al diario The Independent, opinando que la creadora de Fleabag “probablemente no habría escrito este tipo de guion para un espacio tan grande y antiguo. Inevitablemente se siente bastante pequeño, solo Waller-Bridge se sentó en un taburete alto en un escenario vacío”.

Y aunque Fleabag se pasea de su café a entrevistas de trabajo, a viajes en taxi y citas, esos alrededores se dejan completamente a la imaginación del público del teatro, ya que Waller-Bridge apenas se desplaza del taburete alto en el que está sentada durante los 65 minutos que dura la obra.

La dinámica de la “cuarta pared” es diferente

Un elemento clave de la serie de televisión es cuando Fleabag “rompe la cuarta pared” para hablar con el espectador directamente, añadiendo bromas y su propio análisis de la situación en la que se encontraba.

La obra es diferente, en la medida en que Fleabag se dirige efectivamente a la audiencia durante la mayor parte de la serie, pero aún así separa claramente los momentos en los que está hablando con otro personaje.

“Entregando una forma de monólogo – ella hace muchas voces, y hay diálogo incorpóreo en ciertos momentos – Waller-Bridge se muestra a sí misma como experta en la historia”, escribió el crítico Craig Simpson a la agencia AP.

Te recomendamos en video: