Aquí te decimos por qué comemos tamales el Día de la Candelaria

El tamal es un alimento que en la época prehispánica era ofrendado a los dioses y por ello su valor durante la celebración del Día de la Candelaria

Por Patricia Carranza Alva

Para muchos el Día de la Candelaria es el momento perfecto para disfrutar de unos deliciosos tamales acompañados de un rico atole; sin embargo, es más que eso, pues corresponde a una fusión entre las celebraciones católicas con la cultura prehispánica.

En el Día de la Candelaria se festeja la presentación de Jesús en el templo y la purificación de la Virgen después del parto.

La tradición inicia con el nacimiento de Jesús y continúa el 6 de enero, donde se recuerda el día en que Melchor, Gaspar y Baltazar llevaron oro, mirra e incienso al niño Jesús, por lo que la mayoría de las familias mexicanas acostumbran comer Rosca de Reyes.

Por lo que quien encuentra al niño Jesús en sus rebanada se convierte en el encargado de vestirlo y levantarlo del pesebre, por lo que durante esa celebración se acostumbra dar tamales a los invitados.

Pero ¿por qué tamales?

El tamal es un alimento que tiene una larga tradición prehispánica y de alto valor, por eso se utilizan en celebraciones especiales.

Éste era ofrendado a los dioses, ya que de acuerdo con la cosmovisión maya el hombre fue hecho a base de éste, por ello su importancia y su uso durante celebraciones espirituales.

También puedes ver:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo