Razones para perder el miedo a las ollas de presión

Las ollas de presión han evolucionado, ya no son aquellos recipientes pesados y complicados que usaron nuestros abuelos, ahora son ligeras, prácticas y muy seguras

Por Marisol Orta

Las ollas de presión fueron uno de los recipientes más revolucionarios de la cocina moderna; sin embargo, hasta hace apenas unos años dejaron de ser esas cazuelas pesadas, complicadas y peligrosas. 

Grises y metálicos, los reyes de la cocina para este Buen Fin

Gracias a los avances tecnológicos, las ollas de presión son una maravilla y también una gran ayuda para todas aquellas mujeres que compaginan trabajo y hogar, pues la rapidez con la que cocen los alimentos no tiene competencia.

De acuerdo con el chef Jesús Gibaja, conocido por sus programas de televisión y un experto en el uso de estas ollas, alrededor de ellas se han tejido muchísimos mitos. 

“Cuando escuchamos hablar de ollas de presión, lo primero que se nos viene a la cabeza es miedo, miedo recordando lo que nuestros padres o abuelos nos contaban, que los alimentos quedaban pegados en el techo o que no es saludable a la hora de cocinar, todo eso son ideas erróneas porque alrededor de las ollas de presión hay marcas que garantizan la seguridad”, afirmó el chef a Publimetro.

Los beneficios de usar una olla de presión son muchos pues suelen ser más rápidas que las ollas convencionales y acortan el tiempo de preparación de los platillos conservando intacto los sabores de los ingredientes. 

Ollas de presión Especial

¿Pero qué características debe tener una olla de presión para que sea segura y confiable?

Calidad del material

La presión que se genera en el interior de la olla es muy alta y si economizamos en los materiales estaremos reduciendo su resistencia. Por ello, lo más recomendable es optar por ollas de acero inoxidable, que mantengan bien sus condiciones, sin deformarse con el uso. Se recomienda optar por acero inoxidable 18/10 y con una con base reforzada para que caliente más rápida, retenga mejor el calor y reduzca las posibilidades de que la comida se queme.  

El tamaño

Para elegir el tamaño de una olla de presión es importante pensar el uso que se hará de ella y el espacio dónde se guardará. En el mercado existen diversos tamaños, que van desde los dos litros y medio hasta diez litros. 

  • 2,5 litros: Para uno solo o dos personas
  • 4 litros: Para dos personas (raciones generosas) o 4 personas
  • 6 litros: Para 6 personas
  • 10 litros: Para aproximadamente 8 personas

Indicadores de presión y accesorios

La rapidez de la cocción en estas ollas se debe a la alta presión que se genera en su interior, por lo que ahora la válvula no solo sirve para la salida del vapor, sino también es un indicador de la presión. De este modo es posible tener un mejor control sobre la cocción. 

TE RECOMENDAMOS VER: 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo