Estilo de vida

Aprende a preparar un exfoliante casero con bicarbonato, limón y miel

Esta mezcla ofrece varios beneficios para la piel de las manos y el rostro.

El bicarbonato de sodio es uno de los mejores aliados para el embellecimiento de la piel. Este compuesto posee propiedades antiinflamatorias, antisépticas y además es un alcalino que mantienen bajo control los niveles de pH, cualidades que lo hacen ideal para incluir en cualquier mascarilla.

Una de los usos más populares del bicarbonato para la belleza es emplearlo como exfoliante natural. Aunque puede prepararse solo con agua para aprovechar todos sus beneficios, mezclarlo con un poco de limón y miel potencia sus bondades y da como resultado una crema milagrosa que mejorará el aspecto de la tez y removerá las impurezas.

Exfoliante de bicarbonato, limón y miel

Aplicar sustancias naturales sobre el rostro puede preocupar a algunas personas, pero este exfoliante fue recomendando por la reconocida dermatóloga Sandra Lee, mejor conocida como la doctora Pimple Popper.

La estrella de televisión le dijo a In The Know cuál era la receta ideal para hacer un scrub fácil con estos tres ingredientes  caseros y explicó cómo actúan cada uno sobre la dermis del rostro y las manos.

Para hacer la receta de esta especialista necesitarás:

  1. El jugo de medio limón fresco
  2. Una cucharadita de miel
  3. Dos cucharaditas de bicarbonato

La preparación es muy sencilla, solo se debe exprimir la mitad de un limón dentro de un recipiente con la cucharadita de miel y fusionar. Luego, debe incorporar el bicarbonato y remover hasta que se forme una pasta homogénea.

Con estos simples pasos, ya estará lista la mezcla para frotar sobre las áreas necesitadas.

¿Qué beneficios ofrece?

La experta explicó al medio que «el limón es un ácido cítrico. Es como un exfoliante, como un ácido de exfoliación química casi. Así que eso ayudará a aclarar las manchas marrones».

Por otro lado, señaló que la miel actúa como un  “antibacteriano suave, por lo que ayudará a mantener alejadas las bacterias«. Mientras, “el bicarbonato de sodio es un poco arenoso. Entonces obtienes un exfoliante suave”.

«Hace que tu piel se sienta realmente bien después. Y es un tratamiento de spa pequeño y agradable en casa para darte un poco de zen».

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos