Supera AMLO en ataques a la prensa a Maduro, Trump y Bolsonaro

Organizaciones civiles como Artículo 19, Reporteros Sin Fronteras y la Unesco condenan el discurso de los jefes del Ejecutivo de Venezuela, Estados Unidos, Brasil y México, quienes emprendieron una ofensiva permanente en contra de los periodistas y que buscan acallar las críticas en sus gestiones

Por Daniel Flores

Los presidentes Andrés Manuel López Obrador, Nicolás Maduro, Donald Trump y Jair Bolsonaro comparten algo en común: la ola de improperios que lanzan en contra de la prensa cada vez que tienen oportunidad.

Desde el inicio de sus gestiones los altos funcionarios han lanzado señalamientos como “fifí”, “chayoteros”, “conservadores”, “vendidos”, “prensa oligárquica”, “enemigos del pueblo”, “seres deshonestos”, hasta “chivos expiatorios”, entre otras acusaciones a cualquier periodista que los cuestionen.

También te puede interesar: 

En una muestra preliminar de 50 conferencias y eventos públicos recabada por organizaciones civiles y defensoras de la libertad de expresión en América Latina, así como de especialistas en defensa del periodismo revelan que el titular del Ejecutivo mexicano es el mandatario con más ataques a la prensa.

En sus conferencias matutinas López Obrador acumula 62 señalamientos en contra de los informadores, le sigue de cerca el presidente de Estados Unidos, Donald Trump con 45, el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro registra 33 y por último, Jair Bolsonaro jefe del Ejecutivo de Brasil con 22.

Ante este escenario, Artículo 19 advirtió que los constantes ataques a los medios de comunicación por altos funcionarios tienen doble propósito: frenar cuestionamientos por parte de los periodistas y bajar de tono las preguntas que se realizan a diario al gobierno federal.

Santiago Salamanca, encargado del programa de defensa de periodistas que impulsa la organización civil condenó los mensajes que ha lanzado el titular del Ejecutivo federal, pues asegura que se instiga y se acosa al periodista.

También lamentó que López Obrador busque imponer una línea de comportamiento hacia los reporteros y que sugiera que se castigará a todo aquel que no siga estas reglas.

“Los periodistas que están haciendo cierto tipo de preguntas que no son del agrado del presidente están sufriendo hostigamientos"

“Cualquier seguidor de López Obrador interpreta estas palabras como una tolerancia a continuar agrediendo a los periodistas que le sean críticos”, advirtió.

Uno de los altercados más recientes entre López Obrador y un periodista ocurrió cuando el comunicador, Jorge Ramos, acudió a una conferencia de prensa y contradijo las cifras de violencia en México ofrecidas por el mandatario.

Ante ello, en redes sociales los seguidores del presidente lanzaron una ofensiva contra Ramos, incluso se unió el activista Alejandro Solalinde, pues señaló que “la agresividad y altanería de Jorge Ramos no se puede repetir.

La insolencia con la que trató a nuestra legítima y máxima autoridad nos ofendió a mexicanos y mexicanas que luchamos por un cambio”, señaló.

En tanto, el pleito que mantiene en contra del periódico Reforma crece cada día más, pues el tabasqueño le pidió que revelara la fuente que le filtró el borrador de la carta enviada por el Gobierno mexicano al rey Felipe VI de España exigiendo disculpas por la conquista.

“Desde Artículo 19 lamentamos lo dicho por López Obrador, pues se suma a una serie de ataques que tacha a los medios conservadores como prensa fifí”, indicó Ana Ruelas.

AMLO Foto: Cuartocuro.

Zonas de silencio

Durante los últimos años, entre 40 y 65% de las agresiones a la prensa fueron realizadas por autoridades, según documentos anuales de Artículo 19.

Pese a la cifra, en 99.7% de los casos no hubo justicia, según la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), aun cuando se crearon dos instituciones estatales que han servido de poco.

“Tampoco ayudan las empresas periodísticas: en la mayoría de los casos no protegen a sus trabajadores ni miden las consecuencias que tendrá la información que nos piden conseguir o publicar. Algunas incluso se han negado a pagar los féretros de sus trabajadores asesinados”, reviran integrantes de la Unesco.

Y es que nueve de cada 10 asesinatos de periodistas en todo el mundo permanecen impunes, afirma la organización.

Después de México, Brasil es el país con más casos en América Latina. “Con las redes sociales, cualquier cosa que se publica se vuelve más intensa, recibe críticas, reclamaciones y amenazas. Todo es recibido de manera extrema a uno u otro lado del espectro político”, externó el Jefe de Reporteros de Sin Fronteras en América Latina, Emmanuel Colombié.

  • Ana Ruelas, directora regional y de Centroamérica de Artículo 19

¿Qué tan grave es que un mandatario tome esta postura?

— Hemos señalado tres veces que la estigmatización y los calificativos en contra de la prensa generan un nivel de vulnerabilidad mayor hacia los periodistas, si tomamos en cuenta que México es el país más peligroso para ejercer esta profesión.

A eso le incrementamos factores de riesgo por parte del más alto mandatario en el país estamos hablando de focos rojos enormes. Se está dando un permiso tácito para ir en contra de los periodistas y eso puede provocar casos graves de violencia.

De esta muestra de organizaciones ¿estamos hablando de una crisis del Poder Ejecutivo en contra de la prensa?

—En términos cualitativos es enorme, por ejemplo, el discurso de Trump ha permitido que otros presidentes vean normal atacar a la prensa, denostarla, discriminarla y señalarla como enemigos del desarrollo y de la patria.

Tenemos que tener cuidado, ya que de acuerdo a los principios internacional debe haber un reconocimiento explícito de los más altos niveles de gobierno en la vida democrática, y estos países que en teoría reconocen la libertad de la expresión, pero en lo hechos lo que hacen es deslegitimizar el discurso crítico disidente.

De acuerdo a otros especialistas el discurso de violencia podrían replicarlo funcionarios de más bajo perfil ¿qué opinas sobre esto?

— Puede generar esto más violencia, más asesinatos incluso, porque a través de mayor estigmatización de tachar al periodista “como persona mala” generas que este discurso permea entre la ciudadanía y sus subordinados.

Lo que sucede es que por ejemplo AMLO señala a ciertos periodistas y podría derivar en que los gobernadores o servidores públicos lo normalicen y sigan este tipo de conductas en conferencias de prensa y eventos públicos. Se da legitimidad y podría escalar el nivel de violencia.

Por ello, desde Artículo 19 condenamos todo este tipo de acciones que lo único que generan es incrementar los niveles de vulnerabilidad hacía los informadores y generar, por el contrario, una narrativa donde la sociedad proteja cuide al periodismo.

 

Discurso de odio

“Creo que ustedes no sólo son buenos periodistas, son prudentes. Y si ustedes se pasan pues ya saben lo que sucede, ¿no? Pero no soy yo, es la gente. No es conmigo, es con los ciudadanos”.

  • AMLO

“Tenemos que pelear contra los periodistas, debemos pelear. Son muy listos, muy astutos y muy deshonestos”. “En lo que a mí concierne con la publicidad oficial, la prensa que actúa así: mintiendo descaradamente, no tendrá ningún apoyo del gobierno federal”.

  • Trump

“Yo quiero a CNN bien lejos de aquí. Yo quiero a CNN fuera de Venezuela, fuera”.

  • Maduro

“En lo que a mí concierne con la publicidad oficial, la prensa que actúa así: mintiendo descaradamente, no tendrá ningún apoyo del gobierno federal”.

  • Bolsonaro

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo