Pueblos mágicos se transforman para atraer turismo, sin beneficiar a sus habitantes: UNAM

Cuando un sitio recibe el nombramiento de pueblo mágico, la Secretaría de Turismo otorga un reconocimiento que permite su difusión a nivel nacional e internacional.

Por Publimetro

Para los turistas, los pueblos mágicos son el lugar perfecto para olvidarse de la vida cotidiana; sin embargo, estos lugares a menudo son modificados para atraer el turismo, algo que no beneficia a sus habitantes.

Así lo consideró Álvaro López López, investigador del Instituto de Geografía de la UNAM al señalar que muchas de las modificaciones se realizan para que cumplan con nuestros estándares de lo que puede ser turismo de “pueblo”.

Desde el punto de vista académico, este conjunto de cambios es conocido como espacio disneyzado, por haber sido modificados para representar la imagen del pueblo típico mexicano, pero desde la perspectiva de los planeadores y gestores del turismo.

López López explicó que esta visión se genera a partir de referentes que se encuentran en fotografías en el cine o que se conocen a través de relatos o escritos, lo que incide de manera determinante en la transformación de espacio, sin que los habitantes decidan ni se beneficien.

"Por lo general se remozan los centros históricos para ofrecer una imagen agradable a los visitantes, pero estos arreglos hacen que el espacio sea elitista, pues al ser intervenido crece el interés por comprar o rentar, lo que eleva el costo; entonces la población local suele vender para irse a lugares retirados, sin ser favorecidos con la derrama turística”, explicó.

Además, con la llegada del capital privado, se crea una imagen y un pueblo diferente al que llegan a vivir personas de otros países como Estados Unidos y Canadá o mexicanos de clase media y alta.

De esta manera, las personas que deciden vender se convierten en empleados de los lugares donde alguna vez vivieron.

“Estas políticas benefician sólo a algunas localidades (las incluidas en la lista de pueblos mágicos), cuando deberían ir dirigidas a mejorar las condiciones de vida de la población en general y los entornos, para tener espacios en los que en realidad se muestren las costumbres y tradiciones”, subrayó.

Por ello, señaló que no basta con pintar algunas calles, meter drenaje en el centro histórico y arreglar el kiosco, sino que se necesita ejercer presupuesto en el ámbito turístico y que sea la población local la que decida cómo presentar la realidad y la forma de participar en la dinámica.

EN PUBLIMETRO TV:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo