Nacional

El poder terminó enloqueciendo a AMLO: Jesús Zambrano

El dirigente nacional del PRD, Jesus Zambrano, aseguró que el PRD fue pieza clave en la consolidación de la coalición Va por México

Jesús Zambrano.

El presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano, aseguró que el presidente Andrés Manuel López Obrador enloqueció al llegar al poder.

En una entrevista con Publimetro, subrayó además que el PRD fue pieza clave para lograr la alianza Va por México, pues PRI y PAN no se hubieran sentado a firmar un pacto de esa magnitud.

¿Cuál es el balance que han hecho de los resultados de las recientes elecciones?

—Estamos trabajando en el análisis, en un balance muy responsable para identificar bien cuál es y debe ser nuestro papel en el momento actual de la vida política del país.

El PRD jugó un papel fundamental para la conformación de la coalición Va por México que le cambió el rostro político al país, que llevó a que no habrá mayoría calificada para la coalición gobernante, encabezada por Morena y López Obrador, y al mismo tiempo, cambió la configuración política a la Ciudad de México, por los triunfos que logramos.

Esto me parece que es lo más importante, porque impacta la vida del país en lo fundamental.

En el caso del PRD tenemos que revisar qué fue lo que llevó a que no pudiéramos dar un salto en nuestra votación y que es del 4%, que nos siguen otorgando confianza los electores, pero no es suficiente.

Aunque tendremos mayor representación en la Cámara de Diputados con 16 o 17 legisladores, no es suficiente para un partido como el nuestro que se asume como una izquierda democrática.

¿Cuales son las acciones a emprender?

—Mi opinión es que debe evolucionar claramente hacia ser un partido social demócrata, de centro, de izquierda, para decirlo así, y revisar nuestros esquemas de organización, nuestras formas de comunicación con la sociedad, con las mujeres y todo lo que signifique causas ciudadanas y desde luego hacer un rediseño de nuestros temas organizativos.

En esencia, a mi juicio, así tendremos que caminar para abrirnos a la sociedad e incorporar  nuevos liderazgos que se sumaron con nosotros en la campaña y que quieren seguir trabajando con el PRD y que no son parte de sus estructuras tradicionales.

Esto es lo que, a mi juicio, debiéramos considerar como parte de este balance y redimensionamiento, lanzamiento del PRD, y yo tengo muy claro que así como llegamos a esta contienda electoral no podemos continuar; requerimos levantar la votación, reorganizarnos en alrededor de la mitad de los estados de la República porque junto con esto hay que decir claramente que nos mantendremos en la coalición, ahora de carácter legislativo en Diputados, y nuestra ideas es que continuemos juntos en las elecciones de 2022, 2023, donde lo más importante es generar condiciones para poder llegar juntos en 2024.

Sé que hay otros compañeros que piensan que la coalición o las alianzas no le han favorecido al partido y que lo mejor será ir juntos y definir nuestro perfil propio como izquierda, yo respeto esas posiciones pero no las comparto.

Dentro de la coalición tan atípica, ¿cómo se planeó la estrategia y qué tanto cedió el PRD para lograrla?

—Es una alianza que se construyó poniendo por delante el interés fundamental de preservar libertades, de preservar la esencia democrática del país y generar condiciones para reorientar la vida económica y social de México, para buscar incidir en el presupuesto nacional y me parece que esto al ponerse por delante y hacer a un lago las diferencias y puntos de vista particulares de cada quien, ayudó a que pudiéramos lograr esta coalición.

Cuando digo que el PRD fue factor fundamental fue porque en realidad el PRI y el PAN, solos por su propia cuenta, no hubieran aceptado nunca sentarse a pactar una alianza electoral.

Esto me consta porque yo lo viví directa y personalísimamente, entonces, ahora más que confundir a la ciudadanía, cumplir lo que vio con simpatía y por esto se logró esta altísima participación de más de 50%.

¿Cómo ven la victoria en la Ciudad de México, fue un voto de castigo a Morena, fue darle otra oportunidad al PRD o fue apoyar a la alianza? esto porque la ciudad era perredista  

—Sí, efectivamente. Yo creo que son esencialmente por un lado el voto de castigo a Morena, por las cosas que han estado haciendo mal como gobierno de la ciudad y el de la República, que impacta principalmente aquí, en el corazón político del país.

Es todo este manejo irresponsable de la pandemia, de sus consecuencias económicas y sociales, del abandono de los servicios, de la falta de solidaridad con las víctimas de la Línea 12 del Metro.

Fue un voto de castigo para ellos y es una oportunidad, desde luego,  para la coalición en su conjunto y particularmente para el PRD, que ahora como parte de la coalición o como resultado de los trabajos de la coalición, estaremos al frente de tres alcaldías muy importantes: Tlalpan, Coyoacán y Cuauhtémoc, que fueron así comprometidas y etiquetas por y para el PRD.

¿Cómo califica la actuación del INE luego de las elecciones y cuál es su opinión sobre estas tres reformas constitucionales que se anunciaron?

—Vamos a mantener ese bloque de contención, de protección constitucional, en realidad así le llamaría.

No van a pasar esas tres reformas que López Obrador quiere que salgan adelante, hay un compromiso claro de la coalición legislativa para impedir que eso suceda, porque de ninguna manera está a la altura de lo que hoy México está requiriendo.

Todo lo que tiene que ver, por ejemplo, con la energía eléctrica ya hoy todos los países están transitando hacia energía limpias y no hacia energías contaminantes, o que haya una mayor competencia económica para que se puedan abaratar precios y no caminar hacia una situación de monopolio.

Lo que se refiere a la Guardia Nacional que pase a la Secretaría de la Defensa Nacional, la desfachatez, de la incongruencia de este gobierno que primero modifica la Constitución, se le acompañó para que eso sucediera, se creara la Guardia Nacional, que hubiera participación militar pero que el mando civil no se perdiera.

Pero ahora quiere que todas las funciones de policías que corresponden a los gobiernos civiles, a gobernadores y presidentes municipales y desde luego, a la Presidencia de la República, se queden en manos del Ejército.

Es la militarización peligrosísima para la vida del país y más cuando estamos pasando a un narco estado, en donde la Guardia Nacional estuvo acompañando técnicamente todas las tropelías del crimen organizado para ayudar a Morena a ganar en varios estados  de la República y en varias regiones del país, eso no hay que permitir que suceda.

En lo que se refiere al INE, acreditó su papel con altísima calificación en estas elecciones, que fueron las más grandes y complejas en la historia del país.

El INE con la participación de la sociedad sacó adelante su trabajo como órgano autónomo e independiente del gobierno, llegar a un órgano así fue el resultado de luchas democráticas, de décadas de esfuerzos de millones de mujeres y hombres antes de 1996, que fue cuando se creó como lo conocemos.

Ahora López Obrador lo quiere regresar a la Secretaría de Gobernación para controlar el tema electoral, con la finalidad de que las elecciones dejen de ser democráticas y él pueda tener las condiciones para perpetrarse en el poder directamente o a través de ‘interpósita persona’.

Contener esta situación requerirá mantener la Coalición. ¿Cuál es la garantía de que estos legisladores electos no lleguen a la Cámara y cambien de partido?

—Que no chaqueteen, políticamente hablando, ese es el compromiso, si esto sucede entonces la gente no volverá a creer en nosotros. Ese es el costo que pagaremos como coalición en su conjunto.

¿Qué opina de todos estos cambios propuestos por AMLO, muchos temas en su momento abanderó y al llegar al poder cambió de parecer; es por conveniencia o a qué se debe?

—Es por conveniencia, además lo está haciendo demostrando una absoluta incongruencia de todo lo que ha sido o fueron sus días de lucha para llegar a la presidencia de la República y ya estando ahí con la intención clara de mantenerse en el poder los años que sean para conformar un gobierno de carácter dictatorial, el poder terminó enloqueciéndolo, así, no le doy más vueltas al asunto.

¿Ya se reunieron con los legisladores electos para saber cómo se organizarán?

—Sí, hay la comunicación entre los que muy probablemente serán los coordinadores de los grupos parlamentarios de los partidos de la coalición y en breve, cosa de semanas, tendremos una reunión con los tres grupos parlamentarios antes del periodo de septiembre, y ahí se reafirmarán compromisos.  

¿Qué opina de la Consulta Popular?

—Es una farsa, él busca enjuiciar a los ex presidentes aunque la pregunta definida no diga eso, él la sigue fraseando así y va a costar más de 500 millones de pesos.

Mejor, si tiene pruebas para enjuiciar a ex presidentes, que las presente y no gastar ese dinero.

Él ha asegurado que quiere ponerle punto final a ese tema, pues que lo haga, que deje esa mirada hacia atrás.

Además al asegurar que no irá a votar, con un ejercicio de esas características, lo que representará es un engaño, un circo demasiado costoso.

Justo ahora el país requiere que todos los recursos se vayan a donde hacen falta, a los tratamientos y medicamentos de niños y niñas con cáncer, enfermedades catastróficas, apoyo en el ingreso a las familias, reactivación de la economía en el país.

Es en verdad un ejercicio muy costoso este tipo de caprichos del presidente, porque con esto quiere ensayar y poner a referéndum la revocación de mandato el próximo año y pretendiendo que ganará podrá dar pie a que le digan: presidente siga otros seis años.

La revocación de mandato la piden los grupos de oposición, así es en todo el mundo, no lo piden los gobiernos.

¡Si no puedes renuncia, López Obrador!, para qué llevar a otro ejercicio, que va a costar miles de millones de pesos, si es que se lleva a cabo el próximo año.    

Te recomendamos:

Tags

Lo Último

Te recomendamos