logo
Las imágenes fueron captadas en video y colgadas en redes sociales / Foto: EspecialLas imágenes fueron captadas en video y colgadas en redes sociales  / Foto: Especial
Nacional 07/09/2021

7 de septiembre de 2017: una noche de terremoto y luces en el cielo

Este terremoto fue catalogado como el de mayor intensidad en los últimos 100 en México, pero la atención también estuvo dirigida hacia el cielo

El 7 de septiembre de 2017, a las 23:49:17 horas, se registró un terremoto de magnitud 8.2 con epicentro en Chiapas, pero que se sintió en varios estados del país.

Conoce más sobre: Tips para evitar el pie de atleta en gimnasios y deportivos

En la Ciudad de México algo que sorprendió a los capitalinos fueron las luces en el cielo vistas durante el movimiento.

El terremoto es considerado el de mayor magnitud en casi cien años en México.

Dos días después del sismo, se registraron 482 réplicas y quince días después, 4326 réplicas, la de mayor intensidad fue de 6.1.

El sismo causó la muerte de 99 personas, 79 en Oaxaca, 16 en Chiapas y cuatro en Tabasco.

La noche del terremoto en que se vieron luces en el cielo

La noche del 7 de septiembre de 2017, unas luces en el cielo pudieron ser vistas por miles de personas en medio del miedo.

¿Qué son estos misteriosos destellos de luz? ¿Y qué tienen que ver con el terremoto?

Según investigadores de la Universidad Rutgers, en Estados Unidos, los destellos lumínicos se producen debido a que los deslizamientos del suelo cerca de las fallas geológicas de la Tierra generan una carga eléctrica.

“BBC Mundo” explicó que se conocen como “luces de terremoto” y han sido documentadas desde los años 1600, dice un informe de la Asociación Sismológica de Estados Unidos.

Estas luces de terremoto se pueden producir antes o durante los movimientos sísmicos.

Los rayos más habituales en el cielo son el resultado de una acumulación de carga eléctrica en las nubes.

Pero los experimentos de laboratorio en la Universidad de Rutgers sugieren que estas luces se originan, en cambio, por el gran aumento de carga eléctrica en el suelo cuando la tierra se rompe.