Zetas ejecutaron a 72 personas por negarse a ser sicarios

Por negarse a ser sicarios con una paga de mil dólares quincenales, varios inmigrantes fueron ejecutados cuando iban a cruzar la frontera

El único sobreviviente de la matanza de 72 indocumentados en un rancho del municipio de san Fernando, Tamaulipas, declaró que el camión en el que viajaban hacia Estados Unidos fue interceptado por un convoy de “Los Zetas”, quienes presuntamente fueron los asesinos de 58 hombres y 14 mujeres, publicó El Universal.

Cuando se dirigían a la frontera, varias camionetas cerraron el paso al vehículo en el que estaban las víctimas, a quienes bajaron y advirtieron que formaban parte del grupo criminal. Le ofrecieron mil dólares quincenales para trabajar como sicarios; al negarse, empezaron las ejecuciones.

De acuerdo a las primeras investigaciones, los inmigrantes, entre los que se encontraban menores de edad, fueron colocados contra la pared, con la cabeza mirando hacia el suelo, para después fusilarlos uno a uno con armas de alto poder. Para no dejar vivos, se les dio el tiro de gracia.

Sin embargo, un ciudadano ecuatoriano salvó la vida… pero se hizo pasar por muerto. El remate no fue certero: al parecer el disparo le entró por un extremo del cuello y le salió por la mandíbula. Se quedó tendido hasta que los victimarios se fueron y pudo escapar.

Recorrió casi 22 kilómetros hasta el puesto de vigilancia de la Marina-Armada de México, donde pidió ayuda médica. Eran cerca de las siete de la mañana del lunes 23 de agosto. Explicó a los marinos lo que había pasado y que la matanza había ocurrido hacía poco. En un primer momento, no le creyeron, pues así se han dado casos de emboscadas.  

La primera reacción fue sobrevolar la zona, pero mientras se realizaban las maniobras fueron atacados, lo que hizo pensar en la veracidad de la declaración del hombre. El lunes por la noche, los infantes de la Armada se replegaron para evitar un ataque.

La mañana del martes, y después de un enfrentamiento, llegaron hasta el rancho y descubrieron los 72 cuerpos dentro de un bodegón abandonado. Tenías las manos y los pies atados y los ojos vendados. Durante el choque, murieron un marino y tres criminales, mientras que un menor de edad originario de Veracruz fue detenido, al parecer participó en la masacre.

El sobreviviente dijo que los ejecutados eran de Brasil, Costa Rica, Honduras, El Salvador y Guatemala. Las autoridades comentaron que los grupos criminales extorsionan a migrantes para financiarse, y los reclutan para tener más elementos.

El único detenido no ha revelado información sobre las actividades que realizaba, y sus primeras respuestas las hizo sólo ante el personal de la Procuraduría General de la República, dependencia que lleva el caso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo