Especialista califica con 7.5 la remodelación de Masaryk

Por Martha Ramos

Este sábado, finalmente, las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo y del gobierno de la ciudad darán por inaugurada la nueva calle Masaryk, en Polanco.

La calle, que consta apenas de 31 cuadras pequeñas, concentra a las boutiques y tiendas de las marcas más prestigiadas, restaurantes de alto nivel y cruza por la zona conocida como Polanquito, con boutiques, restaurantes y cafeterías al aire libre.

La inversión total superó los 500 millones de pesos, pero ¿valió la pena?

Publimetro recorrió toda la avenida con Roberto Remes, especialista en movilidad urbana, para revisar a detalle cada uno de los aspectos que hoy luce la renovada Mazaryk.

Para Remes la avenida, como estaba antes, merecía una calificación de 5. Y ahora, preguntamos, ¿qué calificación le das?

“Yo la califico con 7.5”

EL PARQUE QUE NO FUE

De entrada el cruce de Mariano Escobedo con Masaryk lo hicieron mal, explica. “Cuando tienes un cruce de esta dimensión con entradas en diagonal, tienes muy vulnerado al peatón si no haces que la banqueta crezca para recibirlo.

De hecho, comparando con el cruce de enfrente, calculamos que en ese espacio bien pudo caber un parque de bolsillo que se adornara con plantas, bancas y hasta una buena fuente.

Para demostrarlo, Remes se paró en medio de la calle, ningún auto pasó por ahi.

EL DRAMA DE LOS BOLARDOS QUE NO SE VEN

Toda la banqueta se hizo con granito gallego importado, con el mismo material se hicieron los bolardos que bardean todas las banquetas, bahias y entradas de automóviles.

El problema con ese material es que debes garantizar su abasto permanente, y no parece ser el caso.

Los bolardos tienen la función de delimitar el movimiento de los vehículos, que no invadan espacios peatonales, sin embargo es importante que la gente los pueda ver, y al ser del mismo material que el piso, la gente no los distingue y se están tropezando, porque además no son muy altos, de 30 centímetros aproximadamente. Terminan siendo confusos.

Publimetro presenció que todos los bolardos de las esquinas los están sustituyendo por otros.  “Iban a sustituir los bolardos de piedra por otros de piedra más altos pero las críticas hicieron que cambiaran por otros prefabricados… claro de pronto el de piedra responde a una estética que quiso hacer el arquitecto Gómez Pimienta, pero también se abusó porque además de las esquinas hay bolardos a lo largo de la calle”.

PUNTO EN FAVOR DE LOS CICLISTAS

Hay mucha señalización para dar paso a los ciclistas, y aunque parecieran absurdos pues no hay un carril confinado, Remes lo ve como un punto a favor de la renovación.

“Es un factor positivo, hay muchos lugares donde estacionar las bicicletas”. Sin embargo advierte que  el pavimento no es el ideal porque tiene mayor adherencia y eso causa que los vehículos vayan mas rápido.

Además faltan más pasos peatonales a la mitad de las cuadras, porque eso en automático reduce la velocidad de los vehículos, en una avenida que quiere favorecer al peatón.

LA VELOCIDAD Y EL ANCHO DE LOS CARRILES

Los carriles son de aproximadamente tres metros, Remes considera que es lo correcto porque eso permite que los autos no circulen a alta velocidad. Hay a lo largo de la avenida, señalamientos que indican que la velocidad, al menos en el carril derecho, debe ser de 40 kilómetros por hora.

El cálculo es conocido. Hay una relación entre la velocidad de los vehículos y los daños que un accidente puede causar.

En los accidentes que ocurren con autos circulando a 60 kilómetros por hora, 85% de los peatones mueren. En los que los vehículos circulan a 40 km/h, mueren 42% de los peatones. Si la velocidad es de 32 km/h, mueren 5% de los peatones

DÓNDE ESTACIONARSE

La original Masaryk no contaba con bahías para que los autos pudieran hacer una parada momentánea, según Remes haber incluido ahora bahías a lo largo de la avenida fue un error.

Están marcadas las entradas a todos los edificios, pero en varios comercios se construyeron estacionamientos en batería sobre el terreno de los mismos, sin embargo, no tienen entrada directa desde la calle.

Las bahías son angostas y al menos en dos hay postes que impiden la circulación.

“Esto tiene dos problemas, primero son una pérdida de espacio para el peatón, y la segunda, que tampoco son útiles para el automóvil, y frenarán el tránsito que es lo que querían combatir”.

¿DEBE SER VIA RÁPIDA?

¿Está bien agilizar el tránsito en Masaryk? Remes cree que no, que por su naturaleza comercial debe tener más congestión, “es aún mejor provocar el estacionamiento informal en el carril de la derecha que la obsesión por las bahías”.

Lo que se necesita, explica, es que ese estacionamiento informal deje el carril de la izquierda para libre flujo y el de la derecha que vaya lento, que también favorece la movilidad de las bicicletas.

LOS TRES BÁSICOS… PERO FALTA UNO

La gente siempre pide tres cosas, sombra de los árboles, que ya existía, siempre ha sido una vía arbolada. También, explica Remes, bancas para descansar.

“Las bancas son un factor muy positivo sin duda. De las cosas que siempre harán falta son bancas, tenemos en 20 de Noviembre, y en 16 de Septiembre, en Reforma y ahora aquí”.

Faltan basureros, no hay ni uno solo en ninguna de las 31 cuadras que abarca la avenida.

Y ESA ESTÉTICA NO TAN ESTÉTICA

Aún se puede ver el cableado suspendido de postes, pero Remes afirma que éste será subterráneo y que eventualmente desaparecerá. Con éste también se quitarán los postes que incluso invaden bahías como en la esquina con Platón.

“No vamos a ver esos cables volados ni los postes de madera, eventualmente saldrá”.

El diseño de los semáforos es bonito, “están coquetos, combina con el alumbrado público y tiene semáforos peatonales en todas las direcciones. Un cruce simple debe tener ocho semáforos peatonales, y aquí eso está bien”.

En el área de Polanquito ganaron banqueta, y es un buen lugar que invita a bajarse.

Los registros de la Compañía Federal de Electricidad son poco estéticos, “están feos, parecen lápidas”.

EL CRUCE CON ARQUÍMEDES

En la glorieta de Arquímedes, la calle de Newton no debería tener salida a Masaryk, podría haber quedado sólo con salida a Arquímedes y no saturar Masaryk, pero los reclamos fueron muchos y las autoridades cedieron, ahora los tiempos de los semáforos no dan y complica el paso.

Finalmente desemboca en el paso a desnivel que conecta con Paseo de las Palmas, recién pintado para la inauguración del sábado.

DONDE EL SENTIDO CONTRARIO ES LEGAL

Una cuadra antes de Mariano Escobedo, cruzan en una esquina las calles de Walton y Spenser, una va, otra viene. Para facilitar el retorno, recorrieron la esquina y en ese breve instante, manejar en sentido contrario está permitido.

Al final del día, la calle luce mejor. “Hay que caminarla”, recomienda Remes.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo