Reserva SSP-DF ubicación de radares y cámaras para fotomultas

Considera que revelar esos datos haría que los automovilistas usen otras vías para evadir los dispositivos y violar el reglamento vial

Por Israel Zamarrón

Aunque los automovilistas son advertidos con señalización que en ciertas avenidas operan radares de velocidad o cámaras para fotomultas, no es posible conocer la ubicación exacta de los aparatos que opera la empresa Autotraffic para la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF).

La SSP-DF, que dirige el ex contralor general del Gobierno capitalino, Hiram Almeida Estrada, determinó clasificar “como información de acceso restringido en su modalidad de reservada” la ubicación exacta de los 58 radares detectores de velocidad y las 40 cámaras para realizar fotomultas.

En respuesta a una solicitud de información hecha por Publimetro, la SSP-DF explicó que la divulgación de la ubicación exacta de los radares de velocidad y de fotomultas “pondría en riesgo el adecuado desarrollo de las actividades de verificación sobre el cumplimiento” del Reglamento de Tránsito y podrían ser objeto de ataques.

Al  hacer del conocimiento público esta información, enfatizó, “podría ser utilizada para evadir los dispositivos de velocidad y de fotomultas, utilizando vías alternas en las que no se respete lo establecido en el reglamento de tránsito, lo que pondría en riesgo a terceros y se alteraría la paz y el orden en las vialidades”.

La decisión de clasificar esos datos se acordó en la segunda sesión con fecha del 18 de diciembre de 2015 del Comité de Transparencia de la SSP-DF; ahí se apeló al artículo 37, fracción III de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Distrito Federal.

Dicho artículo establece que uno de los criterios de clasificación de información se cumple cuando “su divulgación impida las actividades de verificación sobre el cumplimiento de las leyes, prevención o persecución de los delitos, (o) la impartición de justicia”.

En ese tenor, la SSP-DF reiteró que dar la ubicación de los dispositivos no garantizaría “combatir conductas ilícitas, así como mantener el orden y la tranquilidad de los habitantes del Distrito Federal” y “contravendría el propósito del Programa de Detección de Infractores que Exceden los Límites de Velocidad y el Programa de Fotomultas”.

Aparatos privados

Esto pese a que los aparatos para fotomultas, por ejemplo, pertenecen a  Autotraffic y no a la SSP-DF, ya que ésta contrató por tres años a dicha empresa poblana para la detección de infracciones mediante las cámaras. La inversión, ha insistido el GDF, fue del particular y la autoridad no aportó un solo peso para adquirir esa tecnología.

No obstante, la SSP-DF firmó un contrato con vigencia del 1 de septiembre de 2015 al 31 de diciembre de 2017, para obtener los servicios de dicha empresa a la cual pagará como monto máximo en dicho periodo 173 millones 856 mil 311 pesos, cifra que se puede ajustar sólo a la baja con base en las fotomultas pagadas.

De acuerdo con la propia SSP-DF, las violaciones al reglamento vial de la Ciudad de México que son detectables por las fotomultas son: invasión del paso peatonal o cebra; no respetar la luz del semáforo; dar vuelta prohibida; la invasión de carriles confinados, ciclovías o del Metrobús; falta de uso del cinturón de seguridad y el uso de distractores al conducir, como celulares o tabletas.

¿Cómo funcionan?

El propio titular de la SSP-DF, Hiram Almeida, ha afirmado de manera pública que los aparatos no pertenecen al Gobierno sino a la empresa, misma que se encarga de operarlos, por ejemplo, de captar las imágenes de supuestas infracciones a las disposiciones viales.

Aunque automovilistas y algunos miembros de la clase política han acusado que la empresa Autotraffic estaría realizando funciones que le pertenecen al personal de tránsito de la SSP-DF, el mando policiaco rechazó estos señalamientos.

Explicó que a la empresa le corresponde la detección y captura de supuestas infracciones al Reglamento, las cuales envía de manera instantánea a la SSP-DF, donde personal de tránsito autorizado para infraccionar revisa la imagen y determina si procede o no la sanción.

Posteriormente la empresa envía la multa a los domicilios de los automovilistas infraccionados, momento a partir del cual corre el plazo para que los ciudadanos cubran el monto especificado y si lo hacen dentro de los primeros cinco días obtendrán el 50% de descuento.

Según el propio Almeida Estrada, la SSP-DF pagará el 46% de cada multa sólo cuando ésta sea pagada por el automovilista ante la Tesorería; mientras la multa se haya emitido y ésta no sea pagada, no habrá cobro de comisión por parte de Autotraffic.

ALDF opina

El tema de las fotomultas continúa haciendo eco en la clase política de la capital del país; la diputada local del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Ana Juana Ángeles, consideró que la confidencialidad de los datos personales de los conductores se ve vulnerada al estar en manos de la empresa Autotraffic.

Reconoció que si bien la Ley de Protección de Datos Personales del Distrito Federal (LPDPDF), permite que las autoridades del GDF compartan datos personales con terceros siempre y cuando esté debidamente justificado, la inseguridad de un mal uso siempre estará latente.

De su lado el presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el perredista Leonel Luna, dijo que pedirán al GDF a través de un punto de acuerdo que el dinero que se capte por el pago de las fotomultas sea destinado al Fondo Ciclista y Peatonal creado en diciembre pasado por los legisladores.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo