Nuevo avión no se vende, llegará en unas semanas: Presidencia

Por Fabiola Ayala

El presidente Enrique Peña Nieto no estrenará el nuevo avión presidencial en la gira que empieza mañana a cuatro países de Oriente Medio: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar, así como a Suiza.

La Presidencia de la República informó que el Boeing 787-8 Dreamliner no será vendido y llegará en semanas próximas, pues la fecha está condicionada a la realización de las últimas pruebas y a la certificación del equipamiento interior por parte de la Federal Aviation Administration de los Estados Unidos (FAA).

El avión que llevará por nombre “José María Morelos y Pavón”, operará dos semanas después de que arribe a México para concluir con el entrenamiento de las tripulaciones y personal en tierra.

En el comunicado se hizo un resumen del proceso de compra de la nueva aeronave, la cual sustituirá al Boeing 757-200 “Presidente Juárez”, que tiene 28 años de servicio.

Mencionó que el costo total del avión, incluyendo ingeniería, instalación de sistemas, adecuaciones de estructura, equipamiento de cabina, certificaciones y un paquete de refacciones, fue de 218.7 millones de dólares, que se pagaron a 13.5 pesos por dólar, dado que también se adquirió una cobertura del tipo de cambio. Esto significa que el costo real, pagado en pesos por la totalidad de la aeronave con su equipamiento, fue de 2,952.4 millones de pesos.

Agregó que la decisión de no venderlo se tomó con base en los resultados de un estudio encargado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que consideró elementos técnicos, financieros y de seguridad nacional.

Para ello, Banobras contrató a Ascend Flightglobal Consultancy, empresa internacional especializada en valuación y asesoramiento para la compra y venta de aeronaves.

La compañía, basada en Londres, cuenta con la valuación de más de 67 mil aviones en todo el mundo para aerolíneas, aviación corporativa, empresas de arrendamiento aéreo e instituciones financieras. Posee certificados de la International Society of Transport Aircraft Trading (ISTAT ), organismo que establece y promueve estándares en la compra o venta de aviones en el mundo.

El alcance del estudio incluyó la identificación del mercado potencial para la eventual venta del avión; la evaluación de las condiciones y tendencias del mercado; el tiempo previsible para realizar la venta; el valor probable al que podría venderse la aeronave, así como las condiciones para su realización.

Aquí los principales resultados del estudio son los siguientes:
1) De venderse la aeronave a una aerolínea comercial, se tendría una pérdida muy significativa respecto del valor de compra. Esto se debe a los costos y tiempos de reconversión interna, así como a la pérdida del equipamiento actual. El consultor estima que, si se vendiera a alguna aerolínea comercial, su venta podría representar una pérdida de más de 58% de su costo (128.2 millones de dólares). Dado lo anterior, el consultor considera que la aeronave debe mantener su configuración actual, en lugar de ser reconvertida como equipo comercial.

2) De comercializarse con su configuración actual en el mercado de aeronaves privadas, se prevé que la venta podría concretarse en un plazo de entre 12 y 24 meses, dada las características de este mercado y la complejidad del contexto económico actual. Si se vendiera en 24 meses, la pérdida podría ascender a 30% de su valor (65.9 mdd) y en 36 meses a cerca de 35% (76.2 mdd).

3) El equipo fue adquirido a un precio muy atractivo, por tratarse de uno de los primeros aviones B 787-8 en fabricarse y adquirirse a precio de flotilla. La aeronave (sin equipamiento) tuvo un costo de 114.6 millones de dólares cuando su precio en el mercado—al momento de la compra—era de alrededor de 200 millones de dólares. Es decir, se adquirió con un descuento de 42.7%.

4) El costo de las adecuaciones, que incluye ingeniería, instalación de sistemas, adecuaciones de estructura, equipamiento de cabina y certificaciones, fue de 81 millones de dólares y se encuentra en el rango bajo de los equipamientos estándar de aviones privados de esta dimensión, que oscila entre los 75 y los 125 millones de dólares.

5) El avión comprado es una de las mejores alternativas en términos de eficiencia en costos disponibles en el mercado.

6) Dado que prevalece la necesidad de sustituir el equipo actual—que tiene 28 años de antigüedad—existen muy bajas probabilidades de encontrar un avión alternativo con mejores condiciones en el mercado. Actualmente, el precio de lista sin equipamiento de un B787-8, una de las aeronaves de cabina ancha más pequeñas y económicas del mercado, es de 218.4 millones de dólares, esto es 90.6% superior al costo que se pagó originalmente.

7) En virtud de la pérdida que ocasionaría la venta al erario público y a que prevalecería la necesidad de renovar el avión presidencial a un tipo de cambio mayor, se determinó conservar la propiedad de la citada aeronave.   

Checa los datos completos en aquí

DATOS
Capacidad: el avión “José María Morelos y Pavón” podrá transportar hasta 80 pasajeros, 20 más de la capacidad que tiene el “Presidente Juárez”, que actualmente transporta a Enrique Peña Nieto a los Emiratos Árabes.

Tecnología: cuenta con equipos de telecomunicaciones satelitales e internet para optimizar las comunicaciones del mandatario con su gabinete durante las giras.

Vida útil: está planeado que funcione por 25 años, por lo que daría servicio hasta 2040, con posibilidad de transportan hasta cinco Presidentes de la República.
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo